Público
Público

Una asociación de abogados de oficio pactó 900 votos para la candidatura de Sonia Gumpert al Colegio de Madrid

La aspirante ha arrasado en las elecciones, que están en suspenso mientras se investiga la denuncia de 'pucherazo' hecha por todos sus competidores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la asociación de abogados de oficio ALTODO, Manuel Valero, pactó el pasado 30 de septiembre con la candidata a las elecciones del Colegio de Abogados de Madrid Sonia Gumpert, aportar 'al menos 900 votos' a su lista en los comicios, a cambio de incorporar varios nombres a la candidatura y de ser responsables en la Junta de Gobierno entrante de la gestión de la asistencia jurídica gratuita y los abogados de oficio. Así figura en la denuncia planteada por el decano en funciones Antonio Hernández-Gil ante la Comisión Electoral, que en la madrugada de este miércoles acordó suspender las elecciones celebradas el martes, en las que arrasó Sonia Gumpert, mientras investiga ésta y otras presuntas irregularidades que han denunciado todos sus competidores.

De momento los votos emitidos este martes, tanto en las urnas instaladas en el Palacio de Congresos de Madrid como por correo, quedarán custodiados en la caja fuerte del Colegio, cuya llave ha sido entregada al presidente de la Comisión Electoral. Oficiosamente, todas las candidaturas reconocen que Gumpert ganó por amplio margen los comicios, doblando al segundo más votado, que fue el actual decano, Antonio Hernández-Gil. Según indica Efe, votaron un total de 8.998 letrados, de los cuales 5.500 respaldaron a Gumpert, 2.800 a Hernández-Gil y 2.200 a Cremades.

Las maniobras de Gumpert han puesto de acuerdo en la denuncia de pucherazo al resto de las candidaturas, desde Hernández-Gil, a Javier Cremades, Lorena Ruiz-Huerta (de la Asociación Libre de Abogados) o Ignacio Peláez. En concreto, se ha denunciado que presionaron a electores en favor de su candidatura, que realizaron actos de propaganda en la propia sede de las votaciones, que cotejaron la lista de los colegiados que iban votando, gracias a los datos que les facilitaban sus interventores en las mesas, con otras que guardaban en ordenadores en el Palacio de Congresos para ver quién iba votando y quién no, o que pagaban el taxi a quienes iban a votarles.

Hacia las 20.30 horas, personas vinculadas a la candidatura de Gumpert, según sus denunciantes, acudieron a llevarse los ordenadores usados en estas supuestas irregularidades, lo que fue impedido por la Policía. Los ordenadores se encuentran ahora custodiados en el Juzgado de Instrucción número 15 de Madrid, que estaba de guardia, y ante quien se interpuso una denuncia.

La Comisión Electoral, en el acuerdo hecho público esta madrugada, da de plazo hasta las 14.00 horas de este viernes a todas las candidaturas para que presenten las alegaciones que estimen oportunas sobre lo ocurrido en las elecciones. Además, ha delegado en el presidente de la Comisión para que le represente ante el Juzgado con el objeto de conocer el contenido de los ordenadores incautados.

La Comisión también señala que investigará las denuncias de pactos previos que incluyen el compromiso de votos, por si incumplen la ley, en alusión al acuerdo escrito firmado entre Gumpert y Valero --su candidato a vicedecano--.

Las siete candidaturas derrotadas reclaman la nulidad de las elecciones, lo que implicaría, de ser aceptada la solicitud, su repetición. La Comisión Electoral también podría optar por anular la candidatura de Gumpert, si considera que cometió irregularidades, o bien avalar las votaciones, lo que significaría la proclamación de Sonia Gumpert como nueva decana.

Fuentes de estas candidaturas señalan que es probable que presenten de forma conjunta las alegaciones a lo sucedido que ha reclamado la Comisión Electoral.