Público
Público

Asocian hiperestimulacion ovárica con bajos resultados de la FIV

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por David Douglas

Los resultados obstétricosadversos son más probables en las mujeres embarazadas mediantefertilización in vitro (FIV) y hospitalizadas por síndrome dehiperestimulación ovárica (SHO), según publica un equipo deFrancia en la revista Fertility and Sterility.

En tanto, la hipertensión sería un factor subyacente,añadieron los expertos.

"El SHO sigue siendo una complicación frecuente en el usode la FIV, y nuestros resultados demuestran que es difícil depredecir el SHO tardío. En el estudio de caso-control, aumentóel riesgo de hipertensión gestacional", quizás por un entornodesfavorable debido a la disfunción placentaria en el comienzodel embarazo, explicó la doctora Blandine Courbiere.

El equipo de Courbiere, del Hospital de la Concepción, enMarsella, observó que la etiopatogenia del SHO aún sedesconoce, pero que la gonadotropina coriónica humana (GCh)exógena utilizada para activar la ovulación y, luego, la GChendógena, serían clave. La incidencia del SHO grave varía del0,5 al 5 por ciento.

"En nuestra unidad de FIV, se está prestando especialatención a prevenir los casos graves de SHO, con suspensión delciclo si el nivel E2 máximo es demasiado alto." De todos modos,"es difícil de predecir y prevenir" el SHO tardío. Según elequipo, los niveles de E2 o la cantidad de oocitos recuperadosno predicen el nivel de riesgo.

El equipo analizó retrospectivamente datos de 40 mujeresembarazadas mediante FIV y hospitalizadas por SHO grave. El77,5 por ciento tenía SHO tardío (12-17 días después del iniciode la ovulación); el resto tenía SHO temprano (3-7 días despuésdel inicio de la ovulación). Se las comparó con otras 80embarazadas por FIV y sin SHO.

La tasa de aborto espontáneo fue similar en el grupo conSHO (del 17,5 por ciento) y en el grupo de control (del 16 porciento). En los embarazos en curso, la hipertensión gestacionalse registró en el 21,2 por ciento del grupo con SHO y en el 9,2por ciento de la cohorte de control.

En ambos, las tasas de hipertensión gestacional fueron másaltas que en la población general de Estados Unidos (del 3,7por ciento).

El trabajo de parto prematuro también fuesignificativamente más alto en las pacientes con SHO que en elgrupo de control (un 36 versus un 10,7 por ciento).

El equipo destaca que los resultados coinciden con lamayoría de los estudios sobre SHO y Courbiere concluyó: "Sonútiles para los obstetras que controlarán estos embarazos ydeben concentrarse en el aumento del riesgo de desarrollarhipertensión gestacional".

FUENTE: Fertility and Sterility, 2011