Público
Público

Un ataque aéreo israelí mata a un líder militar de Hamás en Gaza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Nidal al-Mughrabi

Un ataque aéreo israelí provocó el sábado la muerte de un comandante de alto rango del brazo armado de Hamás, mientras el líder del grupo islamista advirtió al Ejército israelí, que actualmente reúne a sus tropas en la frontera, que será derrotado si invade Gaza.

Una semana después de que Israel iniciara unos devastadores ataques aéreos contra el enclave palestino con el objetivo declarado de terminar con el lanzamiento de cohetes contra sus pueblos del sur, el fin de las hostilidades sigue siendo elusivo a pesar de los esfuerzos diplomáticos internacionales.

El ataque aéreo nocturno en Gaza provocó la muerte de Abu Zakaria al Yamal, un alto cargo del brazo armado de Hamás, dijo el grupo islamista. El Ejército israelí dijo sólo que realizó una serie de ataques durante la noche.

El jueves, un ataque aéreo israelí mató a otro líder de Hamás, Nizar Rayan. La mayoría de los altos cargos de Hamas se han escondido, anticipándose a posibles intentos de asesinato por parte de Israel.

Estados Unidos ha dicho que podría plantearse un alto el fuego con supervisión internacional que garantice que el grupo islamista no se pueda rearmar, pero en Damasco, el líder de Hamas Jaled Meshaal sonó desafiante en un discurso en televisión.

"Estamos listos para el desafío, esta batalla se nos impuso y confiamos en lograr la victoria porque hemos hecho nuestros preparativos", dijo Meshaal.

Un responsable palestino dijo a Reuters que Egipto había comenzado a estudiar negociaciones con Hamás para detener los enfrentamientos.

Responsables médicos en Gaza sitúan los muertos palestinos en al menos 429 y dicen que al menos 2.000 personas han resultado heridas, además, una agencia de Naciones Unidas sostuvo que más de una cuarta parte de los muertos son civiles. Un grupo de derechos humanos palestino estableció la cifra en un 40 por ciento.

Cuatro israelíes han muerto víctimas de cohetes palestinos, que han alcanzado el puerto de Ashdod y el pueblo desértico de Beersheba, obligando al cierre de escuelas y a que los residentes busquen refugio.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, en sus primeras declaraciones sobre las hostilidades que comenzaron a menos de un mes de que deje su cargo, dijo: "No es aceptable otro alto fuego unilateral que lleve a ataques con cohetes contra Israel".

"Y las promesas de Hamás no son suficientes -Debe haber mecanismos de supervisión vigentes para ayudar a garantizar que el contrabando de armas a los grupos terroristas de Gaza se termine", declaró, en unas declaraciones preparadas para su discurso radiofónico semanal del sábado, que se publicaron el viernes.

Estados Unidos ha exigido que Hamás dé el primer paso y detenga los ataques con cohetes contra Israel.

En la Franja de Gaza, cuyos pasos fronterizos han sido bloqueados por Israel, 1,5 millones de palestinos no pueden escapar del conflicto. Los residentes se enfrentan a bombas, misiles, falta de electricidad y largas colas para conseguir pan en calles llenas de escombros y vidrios rotos.

Diez palestinos murieron el viernes en más de 30 ataques aéreos israelíes. Siete de ellos eran civiles, incluidos cinco niños, dijeron médicos locales.

Un misil mató a tres niños palestinos de entre ocho y 12 años mientras jugaban en una calle cerca del pueblo de Jan Yunis, en el sur de la Franja de Gaza. Uno resultó decapitado.

Los milicianos de Hamás lanzaron cohetes contra el antiguo puerto israelí de Ashkelon, destruyendo ventanas de un edificio de apartamentos. Una casa recibió un impacto directo el viernes y también hubo vehículos incendiados.

Bush y la secretaria de Estado de Estados Unidos, Condoleezza Rice, han participado en llamadas telefónicas durante la semana, y hablado con líderes de Oriente Próximo y Europa, entre ellos el primer ministro israelí, Ehud Olmert, y el presidente palestino, Mahmud Abas.