Público
Público

Los ataques del mercado ya cuestan a España este año 3.100 millones más

El encarecimiento de las emisiones de deuda basta ya para neutralizar un impago del 4,3% de la deuda pública griega en manos de la banca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Deuda cada vez más cara. Impuestos en fuga. Por las subastas del Tesoro realizadas en 2011, España va a tener que entregar, a los bancos que la financian, 3.088 millones de euros más en intereses de lo que habría pagado en las condiciones del pasado ejercicio. Es el resultado de calcular lo que se está exigiendo por comprar deuda española con la media que se pidió en 2010. Y eso que el pasado fue el año del estallido de la crisis de la deuda soberana. Pero la confianza que dice qué rentabilidad se exige a un país va y viene y muchas veces está en mínimos cuando toca subasta.

Luego amaina. El riesgo de que España se contagie del virus griego era ayer para el mercado menor que el lunes pero mucho mayor que cuando el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no había metido un drástico tijeretazo al gasto, cumplido con los objetivos de déficit o reformado el sistema de pensiones, laboral y financiero del país.

Así es Europa al rescate. Dinero público a fondo común. Ajustes, reformas, cambios de Gobierno, una nueva cita mañana para encontrar otra solución a Grecia y una realidad: se dice que se salvan países pero aquí la que engorda es la banca. Las turbulencias están alimentadas por el enfrentamiento entre la canciller alemana, Angela Merkel, que quiere que los bancos asuman una mayor parte del coste de la salvación helena, y el Banco Central Europeo (BCE), que se niega rotundamente. Una cara batalla que, de momento, lo que ha logrado es que sólo con el encarecimiento de las subastas de España este año se pueda neutralizar una quita equivalente al 4,3% de la deuda pública griega, que se eleva a 70.000 millones de euros.

Ayer cayó la prima de riesgo española hasta 341 puntos básicos (es decir, se pedía a los bonos a diez años en el mercado de compra y venta 3,4 puntos porcentuales más de rentabilidad que a los alemanes), frente a los 366 del lunes. En total, un 6,1% de rentabilidad, frente al 6,3% del día anterior.

Un respiro que sintieron las Bolsas (el Ibex subió un 1,03% en un paisaje en el que hasta el italiano FTSE Mib ganó un 1,92%). El mensaje de confianza que dio Alemania el lunes fue una inyección de optimismo en el aturdido mercado. Pero España ya había pagado prenda y cada nueva turbulencia siempre es más cara que la anterior, mientras aparecen nuevos países a los que diagnosticar riesgo, como le está ocurriendo ahora Italia.

Todo estaba listo para que la subasta española fuera cara. Los CDS, o seguros contra el impago de deuda española (instrumentos que se utilizan para especular) tenían el precio disparado el lunes. Ayer, sin embargo, caían. ¿Motivos? ¿La cumbre para salvar Grecia? España no tiene prácticamente exposición a Grecia. La tiene a Portugal y el mercado no castigó la deuda española durante el rescate luso.

La subasta de letras nuevas a 12 y 18 meses que efectuó el Tesoro ayer se hizo a precios que no se veían desde el año 2002. Las letras a 12 meses se encarecieron un 37,8% respecto a la subasta previa, un 105% más que la media que se pidió a estos títulos en 2010. Las de 18 meses, se encarecieron un 20,97%, un 84% más que en 2010.

La tensión había cumplido su objetivo. El mercado, que se deshacía como de la peste de los bonos españoles el día anterior poniendo la prima de riesgo en su máximo histórico, se lanzó en tromba a comprar deuda nueva. Se pidieron 11.870 millones. El Tesoro adjudicó 4.450 millones, cumpliendo con el objetivo marcado. La entrega de títulos a 18 meses se cerró adjudicando solo 661 millones en un movimiento del Tesoro que, según José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney, 'fue una inteligente forma de impedir que una subasta cara afecte a títulos a más largo plazo como los bonos a dos años'. Según Daniel Pingarrón, estratega de IG Markets, 'la demanda ha sido tan alta que tras ella puede estar la mano del BCE o de China'. Grecia en cambio colocó 1.625 millones en letras más barato que su subasta anterior (4,58%).

Merkel habló a las 14,50 horas para decir que no se esperen grandes resultados de la reunión del jueves. El Ibex cayó 66 puntos en cinco minutos. El efecto puede ser nefasto en la subasta de hoy de Portugal y la de mañana de bonos a 10 y 15 años de España.