Público
Público

La Audiencia Nacional condena a 13 años a "El Franky" por la operación Temple

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Audiencia Nacional ha condenado a trece años de prisión a Francisco Javier Martínez Sanmillán, alias "El Franky", por su participación en la "operación Temple", en la que, en 1999, se intervinieron unos 11.000 kilogramos de cocaína y más de 200 de heroína, la mayoría a bordo del buque "Tammsaare".

Así lo ha acordado la sección cuarta de la sala de lo penal de este tribunal en una sentencia en la que además le condena a pagar dos multas de casi 236 millones de euros cada uno como autor de un delito contra la salud pública "con sustancias que producen un grave quebranto en cantidad de notoria importancia".

Martínez Sanmillán fue detenido el 16 de agosto de 2006 después de llevar catorce años huido de la Justicia, ya que huyó en 1992 tras ser condenado por la Audiencia Nacional a diecisiete años de prisión por su implicación en la "Operación Nécora".

En octubre de 2002, la sección cuarta de la sala de lo penal condenó a penas de entre 8 y 34 años de prisión y multas de entre 100 y 416 millones de euros a 34 de los procesados en esta operación.

El juicio por estos hechos estuvo marcado por la fuga de dos de los principales procesados, el presunto narcotraficante Carlos Ruiz Santamaría "El Negro", poco antes de que se iniciara la vista oral, y José Manuel Rodríguez Sanisidro, cuando estaba a punto de terminar la vista.

La sentencia hecha pública hoy considera probado que el ya condenado por estos hechos Alfonso León -condenado a 34 años y diez meses de cárcel y multas de 416 millones de euros- era el líder en España de una organización de narcotraficantes colombianos dedicada al transporte de grandes cantidades de cocaína para su distribución.

Según el tribunal, "El Franky" lideraba por su parte una "infraestructura marítima y terrestre" que se encargó de efectuar el transbordo de la cocaína desde el "Tammsaare" a un barco gallego que navegó a su encuentro y la transportó hasta España.

Para ello, León y Martínez Sanmillán mantuvieron "reuniones y contactos telefónicos" en varias ocasiones en junio de 1999, "adoptando importantes medidas de seguridad", pese a que estaban siendo seguidos y sus conversaciones intervenidas por las fuerzas de seguridad.