Publicado: 10.12.2013 13:35 |Actualizado: 10.12.2013 13:35

Austria y Luxemburgo vetan la norma de la UE para luchar contra la evasión fiscal

Guindos tacha de "totalmente inaceptable" el bloqueo de la directiva y París y Roma piden que el tema vaya a la cumbre de diciembre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El veto de Austria y Luxemburgo, los dos únicos países de la UE que mantienen el secreto bancario, ha impedido este martes al Ecofin aprobar en plazo la nueva directiva sobre la fiscalidad del ahorro, cuyo objetivo es reforzar la lucha contra el fraude y la evasión fiscal.

Pese al cambio de Gobierno en ambos países, austriacos y luxemburgueses han mantenido su bloqueo alegando que antes de dar su visto bueno, la UE debe firmar acuerdos similares con Suiza, Liechtenstein, Mónaco, Andorra y San Marino. Los líderes europeos habían reclamado un acuerdo sobre esta directiva antes de fin de año. Las normas sobre fiscalidad de la UE requieren la aprobación unánime de los Veintiocho.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha tachado de "totalmente inaceptable e insostenible" el bloqueo de la directiva sobre fiscalidad del ahorro y ha dicho que "perjudica" la puesta en marcha del intercambio automático de información sobre datos fiscales. También Suecia, Reino Unido y Hungría han criticado el veto de Luxemburgo y Austria. Por su parte, los ministros de Finanzas de Francia, Pierre Moscovici, e Italia, Fabrizio Saccomani, han reclamado que la directiva se discuta en la cumbre de líderes europeos que se celebrará el 19 y 20 de diciembre para tratar de desbloquearla.

La directiva en cuestión, que lleva bloqueada desde 2008, trata de cubrir las brechas detectadas en la legislación vigente, que ya obliga a los Estados miembros a enviar información sobre los intereses que se pagan a las cuentas bancarias de no residentes a las autoridades fiscales del país de procedencia. La norma contempla además una alternativa para los países que quieran preservar el secreto bancario -Luxemburgo y Austria- que consiste en aplicar una retención en origen de hasta el 35% y enviar una parte al país de procedencia de los ahorradores.

Sin embargo, según el examen de Bruselas resulta fácil para las personas físicas escapar a la norma recurriendo a estructuras interpuestas (como algunas fundaciones o trusts) cuyos ingresos no están gravados. Por ello, la nueva directiva se aplicará también a estas estructuras interpuestas y no cubre sólo los ahorros sino también otros instrumentos como seguros o fondos de inversión.