Público
Público

El autobús siniestrado tenía seis años y revisiones, y el conductor iba descansado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El autobús siniestrado en Oropesa del Mar (Castellón) tenía seis años de antigüedad, había pasado todas las revisiones preceptivas, la última de ellas en octubre de 2007, y el conductor había cumplido sus períodos reglamentarios de descanso, pues llevaba casi dos días sin conducir un autocar.

Así lo confirmó hoy a EFE Francisco Guerrero, encargado de la empresa propietaria del vehículo, Autocares Meroño, con sede en Cartagena, quien señaló que el conductor había terminado su último servicio sobre las 17 horas del viernes, y no comenzó a conducir el autocar siniestrado hasta las 13.30 horas de ayer, cuando comenzó a manejarlo en la estación de autobuses de Murcia.

Guerrero, que dijo que la próxima revisión del autocar estaba prevista para octubre, añadió que fue la empresa Linebús, que ofrece rutas de Almería a Francia, la que les subcontrató este servicio de transporte de viajeros hasta Barcelona, cuya primera etapa, de la ciudad andaluza a Murcia, cubrió al volante otro chófer distinto.

Por ello, cuando se produjo el accidente, sobre las 18 horas de ayer, Francisco Meriñán, el cartagenero de 46 años que conducía el autobús, llevaba conduciendo como máximo unas cuatro horas y media, aunque esa ruta suele hacer paradas en Alicante, Valencia y Castellón para subida y bajada de viajeros, además de parada de descanso.

La policía científica sigue investigando estos pormenores en el tacógrafo del vehículo, al igual que las causas del accidente, mientras se le realiza la autopsia al cadáver del conductor fallecido, para determinar si se trató de un fallo humano o mecánico, puesto que las primeras investigaciones hablan del reventón de una de las ruedas delanteras del vehículo.

El delegado del Gobierno en la región de Murcia, Rafael González Tovar, expresó sus condolencias por el fallecimiento del conductor, al que calificó de "profesional entregado a su trabajo".

González Tovar consideró "probable" que el traslado del cadáver pueda tener lugar a lo largo del día de hoy, aunque se está a la espera "de la investigación del accidente y del dictamen de los jueces".

Por su parte, el ayuntamiento de Cartagena ha ofrecido ayuda a la familia del conductor, casado y con un hijo adolescente, para agilizar los trámites para el traslado del cuerpo a la ciudad, según el concejal de Seguridad, Enrique Pérez Abellán, que anoche visitó a los padres y a la viuda del fallecido junto a un psicólogo para tratar de aliviar su dolor.

La empresa Autocares Meroño, fundada a finales de los años 50, posee una flota de 36 autobuses y se dedica al transporte discrecional de viajeros, fundamentalmente al escolar y al universitario, así como a excursiones privadas, afirmó el encargado.