Público
Público

La autoridad financiera prohíbe temporalmente las ventas en descubierto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Autoridad británica de Servicios Financieros (FSA) anunció hoy la prohibición temporal de ejecutar nuevas ventas en descubierto -con las que los inversores pueden provocar la caída de acciones- debido a las actuales condiciones del mercado.

En un comunicado, la FSA dijo que, desde esta medianoche hasta el próximo 16 de enero, se prohíbe la creación o incremento de ese tipo de transacciones relacionadas con empresas listadas en bolsa.

Los analistas creen que este tipo de ventas han estado detrás de la caída en picado del HBOS en el mercado londinense, que acabó con la compra de este banco por el Lloyds TSB, anunciada hoy mismo, por 12.200 millones de libras (unos 15.372 millones de euros).

Una venta en descubierto es cuando un inversor toma prestadas acciones de una empresa, previo pago de comisión, para venderlas y volver a comprarlas después con la esperanza de que haya bajado el precio, para embolsarse la diferencia antes de devolverlas al propietario.

La misma operación puede hacerse en los mercados de divisas o de contratos de futuros de materias primas como el petróleo.

La FSA obligará también a partir del próximo martes a declarar diariamente la posesión de derechos para efectuar esas transacciones siempre que tengan un valor de más de un 0,25 por ciento del capital bursátil de las empresas afectadas.

Estas normas serán revisadas en 30 días pero seguirán en vigor hasta enero, cuando se publicará una revisión completa del sistema de ventas en descubierto, señaló en su comunicado.

El director ejecutivo del organismo, Hector Sants, dijo que, aunque la venta en descubierto "es una técnica de inversión legítima en condiciones del mercado normales, las circunstancias actuales han dado lugar a mercados alterados".

Con esta medida se pretende "proteger la integridad fundamental y la calidad de los mercados y prevenir más inestabilidad en el sector financiero", dijo.

El ministro de Economía, Alistair Darling, se congratuló con la medida tomada por la FSA, de la que estaba al corriente, y afirmó que es necesaria "en las actuales condiciones del mercado y en interés de la estabilidad financiera".

En los últimos días, el HBOS, principal entidad hipotecaria del Reino Unido, cayó hasta un 40 por ciento en la bolsa de Londres entre el temor de los inversores a que no pudiera cerrar su refinanciación.

Su desplome, causado en parte por las ventas en descubierto, forzó que tuviera que ser rescatado por el Lloyds TSB, en un acuerdo de urgencia que cuenta con el beneplácito del Gobierno.