Público
Público

El avión Dragón Rapide de Aga Khan volará en Madrid pintado de Iberia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El avión con el que el Aga Khan cruzaba el Canal de la Mancha para asistir a las carreras de caballos será expuesto en el Museo de la Fundación Infante de Orleans (FIO) de Cuatro Vientos para que los amantes de la aviación puedan contemplar este ejemplar de Dragón Rapide pintado con los colores de Iberia.

El Dragón Rapide es un avión "fundamental" en la historia de la aeronáutica española, según José María Palenzuela, piloto de la flota Airbus 340 de Iberia y miembro de la FIO, que recuerda que fue el aparato con el que Franco viajó, tras el alzamiento militar, en la madrugada del 19 de julio de 1936, de Canarias a Tetuán para hacerse cargo de las tropas que estaban allí emplazadas.

Pero además de su carácter histórico, este avión de la casa De Havilland, con capacidad para 8 pasajeros, una velocidad de crucero de hasta 230 kilómetros/horas y una autonomía de 800 kilómetros, fue un icono del transporte aéreo europeo en los años 30.

Por eso este ejemplar ha sido pintado en los hangares de Iberia en La Muñoza con la estética de la compañía española en los años 40 y 50 cuando el Dragón Rapide formaba parte de su flota y cubría las rutas en Canarias, Marruecos y Guinea.

En 1942, Iberia cubría dos veces por semana la línea entre la isla de Santa Isabel (Guinea) y la capital del país, Bata, por 350 pesetas por trayecto, que se convertían en 630 si se compraba el billete de ida y vuelta.

El Dragón Rapide que se exhibirá, junto a otros 33 aviones históricos en el aeródromo de Cuatro Vientos, fue adquirido por la Fundación Infante de Orleans el pasado mes de mayo y fue utilizado para el transporte de viajeros en Inglaterra en los años 30.

En septiembre de 2010, la Unidad de Estructuras y Talleres de Iberia recibió el encargo de pintar un Dragón Rapide con estructura de madera y tela de lino, que hasta ese momento lucía la imagen de De Havilland y la técnica usual de los años 30-40.

Lola Rodríguez Sevillano, ingeniera de Iberia, destaca que esta misión ha supuesto un reto "dado las características del avión", ya que es mucho más pequeño que los que se pintan en los hangares de La Muñoza habitualmente.

"Se lijó con mucho cuidado con un abrasivo especial porque la estructura original es de madera y de tela, luego se limpió con una mezcla de alcohol y agua y se pinto con unos 30 litros de pintura, lo que supone un 10% de lo que se usa en avión grande como un Boeing 757".

Rodríguez Sevillano entregó hoy al comandante Palenzuela las llaves del avión para que lo traslade a Cuatro Vientos en cuanto las condiciones meteorológicas lo permitan, ya que hoy esta operación se vio frustrada por los fuertes vientos cruzados reinantes en Barajas.

Palenzuela recogió las llaves de la aeronave y agradeció la generosidad de Iberia por haber dado "color y matrícula a este avión".

La matrícula EC-AAY perteneció a un Dragón Rapide de Iberia que se estrelló en una playa en un aterrizaje forzoso, según recordó el comandante de la compañía.

Según Palenzuela, en el mundo sólo hay unos 4 ó 5 "Dragones Rapide" volando y el de la Fundación es el único en España que puede surcar los cielos, ya que, recordó que el de "Franco está expuesto en el Museo del Aire, pero no operativo".

Cuando los vientos lo permitan, el avión será trasladado a la Base Aérea de Cuatro Vientos en Madrid, donde, tras pasar una revisión, será expuesto y se podrá ver en los cielos en los ejercicios que se realizan los primeros domingos de mes.

Olivia Alonso