Público
Público

La era de bajadas en las hipotecas ha llegado a su fin

Por primera vez desde octubre de 2008, el euríbor subirá en agosto en variación interanual, y provocará un leve alza en la cuota mensual

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La vuelta al cole no va a venir cargada de buenas noticias para los bolsillos este año. A la subida del IVA, que los expertos prevén que se haga más patente en determinados establecimientos a partir de septiembre, se va a unir esta vez el incremento de las cuotas de las hipotecas. Va a ser un ascenso mínimo, apenas perceptible, pero supone un importante cambio de tendencia respecto a lo que venía ocurriendo en los dos últimos años, en los que los presupuestos familiares se han visto muy aliviados con los continuos recortes del euríbor, el indicador al que se referencia el precio de la mayoría de las hipotecas.

La situación no es para alarmarse, ni mucho menos, porque las circunstancias están muy alejadas de las de 2007 y 2008, cuando millones de ciudadanos vieron cómo las cuotas de las hipotecas se encarecieron en torno al 20% y les dejaron sin apenas posibilidades para pagarlas, cuando no sin opción alguna.

La realidad ahora es muy distinta. El euríbor marcará en agosto una media de en torno al 1,42% (faltan seis sesiones para finalizar el mes), y se situará por encima del 1,334% de hace un año. Nunca desde octubre de 2008 había registrado una subida interanual y por eso, aunque el indicador lleva cuatro meses subiendo, no se había reflejado todavía en el precio de las hipotecas.

Los que tengan la revisión anual con el dato de agosto tendrán que hacer ya frente a un alza, pero será nimia, de algo más de 6 euros para una hipoteca media de 150.000 euros, con un plazo de amortización de 26 años y un tipo de interés de euríbor más 0,50 puntos. Se tratará de un ascenso de 78 euros al año, una cifra que considerarán insignificante si la comparan con los 330 euros al mes (3.960 euros al año) que registraron de bajada cuando revisaron la hipoteca exactamente hace un año. La cuota se les quedará ahora en torno a 611 euros, una cifra asumible si se tiene en cuenta que hace sólo dos años pagaban por la misma hipoteca 934 euros, un 52% más que ahora.

Para los que tienen revisión semestral de la hipoteca, ya hace cuatro meses que llegó el cambio de tendencia, aunque tampoco en su caso están siendo subidas significativas como las que se vieron en los peores momentos de la crisis. Quienes actualicen con el dato de agosto, tendrán que pagar en torno a 14 euros más cada mes.

Los expertos dejan claro que nadie debe alarmarse ante este cambio de rumbo del euríbor porque lo anormal era lo que estaba ocurriendo hasta ahora. Desde que se creó la zona del euro, el indicador se ha movido siempre entre el 2% y el 4%, mientras que en los últimos meses se ha acercado mucho al 1%. No es lo habitual y se debe exclusivamente a la fuerte crisis financiera y económica, que ha obligado al Banco Central Europeo (BCE) a dejar los tipos de interés en mínimos históricos para intentar impulsar el crecimiento económico. Si la gente tiene más dinero en los bolsillos, más gastará y antes saldremos de la crisis. Esa es la filosofía y esa forma de pensar todavía está vigente en el BCE, sobre todo teniendo en cuenta que la inflación -la máxima preocupación del organismo europeo- está controlada.

Los expertos consultados por Público no auguran grandes movimientos en este indicador en los próximos meses. Aunque no hay coincidencia de opiniones sobre si seguirá subiendo (ligeramente) o incluso volverá a bajar, lo que todos tienen claro es que no va a experimentar alzas notables.

Álvaro Lisón, analista de AFI, está convencido de que el BCE no elevará el precio del dinero hasta 2012, con lo que el euríbor, que refleja las previsiones del mercado a un año vista de los movimientos de los tipos oficiales, tendrá a partir de ahora una tendencia alcista pero muy leve. A su juicio, una caída es muy difícil ya que dependería de una nueva bajada de los tipos y eso está descartado por el momento. Su previsión es que el indicador hipotecario cierre este año en el 1,45% y suba a final de 2011 hasta el 2,11%. Todo ello siempre que se cumpla su expectativa de que el BCE espere a 2012 para subir los tipos de interés con el objetivo de impulsar la economía de la zona euro.

Antonio Zamora, director de Estrategia de Banco Sabadell, espera, incluso, una ligera bajada del euríbor o que se mantenga, al menos, en los niveles actuales en lo que resta de año. 'Este último repunte [en dos meses ha subido dos décimas] ha sido circunstancial por el efecto de las presiones sobre la deuda de los países europeos. Pero de aquí al final de año esas tensiones irán disminuyendo y, por tanto, no habrá presión sobre el euríbor'.

Zamora deja claro, en todo caso, que cualquier descenso será escaso porque el recorrido posible es mínimo. Actualmente, el euríbor está cuatro décimas por encima del precio oficial del dinero y ha llegado a estar a dos décimas, cuando lo habitual es que esté entre medio punto y un punto por encima o por debajo, dependiendo de las previsiones de movimientos de los tipos.

Tanto si finalmente baja un poco como si sube algo más, la influencia que tendrá sobre las hipotecas será mínima. Si llega hasta el 1,5% a final de año, los que revisen con ese dato notarán un aumento de 18 euros en la cuota mensual, es decir, 216 euros más al año.

El euríbor deja de dar buenas noticias, pero de momento no volverá a ser el enemigo público número uno.