Público
Público

El Ballet Nacional de España actúa en Tel Aviv por primera vez en diez años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ballet Nacional de España presentará esta noche en Tel Aviv sus espectáculos "Aires de Villa y Corte" y "La Leyenda", en su primera actuación tras diez años sin pisar los escenarios de Israel.

La compañía permanecerá en cartel en la Casa de la Opera hasta el próximo sábado 7, con cinco actuaciones enmarcadas en el Festival Internacional de Danza de Tel Aviv, en el que también actúan grupos de países como Japón, China, EEUU y Francia.

"Las funciones están compuestas de dos partes muy diferenciadas que se complementan muy bien. Son un ejemplo de nuestra amplia cultura dancística y, sobre todo, demuestran el talento de la formación que tiene el Ballet Nacional de España en este momento", dijo a Efe José Antonio, director de la compañía.

La primera parte de la actuación está dedicada a la escuela bolera del siglo XVIII y consta de una obra con cinco movimientos sin argumento.

La música es de José Nieto, compositor galardonado con varios goyas, y el vestuario de Yvonne Blake, ganadora de un oscar de Hollywood por su trabajo en "Nicholas and Alexandra", de Franklin J. Schaffner.

La obra está compuesta de escenas palaciegas madrileñas, intercaladas con cuadros populares, mozos embozados con sus capas galanteando a las majas y seguiriyas.

Para el director, esta pieza "es un ejemplo de la importancia que tuvo a principios del siglo XIX este estilo de danza y lo que influyó en el ballet clásico internacional", y pertenece a una escuela de baile "que es un gran patrimonio de nuestra cultura pero que no se hace por su gran dificultad técnica".

El segundo espectáculo, "La leyenda", es un homenaje personal de José Antonio a Carmen Amaya, "el gran mito del baile flamenco".

"No cuento la historia de Carmen ni su vida sino que, a partir de las imágenes que tengo en el recuerdo desde niño y de sus bailes mas emblemáticos, he creado un guión que desarrolla la historia", explica el autor de la coreografía.

"La pieza tiene una música maravillosa del gran compositor y tocador cordobés Jose Antonio Rodríguez y es una sucesión de palos flamencos", agrega.

El personaje de Amaya "está dualizado, hay una 'ella mujer', que encarna lo terrenal y destaca que era menuda físicamente pero gigante artística y humanamente, y una 'ella inmortal' que representa lo inteligible, lo espiritual", señala.

En el espectáculo se van representando las diferentes imágenes míticas de Carmen Amaya, como el embrujo del fandango, que bailaba con castañuelas, o las alegrías, que interpretaba siempre vestida de hombre.

"La seguiriya se interpreta con una bata de cola blanca exagerada, de casi 4 metros, para simbolizar la fugacidad con la que Amaya estuvo entre nosotros; como un meteoro o una estrella fugaz que dejó cegados a todos los amantes del baile", explica José Antonio.

En definitiva, según su director, se trata de un ballet "muy teatral que emociona al público y está teniendo una acogida excelente en todo el mundo".