Público
Público

Ban dice que las comunicaciones pueden marcar la diferencia entre la vida y la muerte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, ha subrayado hoy la importancia del Centro de Operaciones para el mantenimiento de la paz que se levantará en la localidad valenciana de Quart de Poblet, convencido de que las comunicaciones "pueden marcar la diferencia entre la vida y la muerte".

Ban ha firmado hoy en el Palacio de la Moncloa con la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, el acuerdo definitivo para construir el citado centro, el primero de la ONU en España y el segundo en la Unión Europea.

Según ha manifestado, esta base, que se encargará de proporcionar medios de comunicación seguros e independientes a la ONU para coordinar las misiones de paz, va a reducir "un riesgo muy real" que tiene en estos momentos Naciones Unidas, ya que sólo cuenta con un centro de esas características en Brindisi (Italia).

Cuando el centro valenciano esté operativo -dentro de año y medio- Quart de Poblet y Brindisi servirán de soporte a cerca de 90.000 civiles y militares desplegados en operaciones de paz por todo el mundo.

Ban ha agradecido los esfuerzos realizados por De la Vega y por todo el Gobierno español, que una vez más, ha dicho, demuestra su generosidad y su compromiso con el multilateralismo que representa Naciones Unidas.

La vicepresidenta primera del Gobierno ha coincidido con estas palabras y se ha mostrado convencida de que el acuerdo firmado hoy demuestra que "la solidaridad también es rentable" y aporta al país progreso y bienestar.

Se estima que el centro de Quart de Poblet, con un presupuesto de ejecución de 25 millones de euros y en el que trabajarán alrededor de 300 funcionarios internacionales de la ONU, generará 1.200 puestos de trabajo indirectos en la región.

De la Vega ha puesto este proyecto como ejemplo de que el Gobierno está determinado a aprovechar todas las oportunidades que se presenten para seguir avanzando en progreso y desarrollo, "plantándole cara a la crisis".

"Cotizar en la bolsa de los valores éticos es la más rentable, segura y beneficiosa de las inversiones que un país puede realizar", ha recalcado.

El centro se situará en terrenos de la antigua base militar de Manises, en la zona sur del aeropuerto de Valencia.

Los edificios se construirán en una superficie de más de 40.000 metros cuadrados, a los que hay que añadir un área no cedida de 37.000 metros cuadrados que quedará libre de obstáculos para facilitar las transmisiones.

Según el proyecto suscrito hoy, la base contará con dos edificios de oficinas, un centro de comunicaciones y datos, almacenes y aparcamiento.

La infraestructura de comunicaciones estará compuesta por un edificio de radiofrecuencia en el que se instalarán los equipos de comunicación por satélite y un campo de 17.000 metros cuadrados, donde se emplazarán cinco antenas.

Según las previsiones, las transmisiones provisionales desde Quart de Poblet comenzarán en julio de este año y para abril de 2010 empezará a funcionar en centro de datos y transmisiones.

El vicepresidente primero del Consell, Vicente Rambla, ha mostrado su satisfacción por el acuerdo: "todo lo que sea invertir en paz, el Gobierno de la Generalitat está contento".

Rambla ha agradecido a Ban Ki-Moon la elección de Valencia -el proyecto defendido por España ganó a propuestas de países como Finlandia, Dinamarca y Rumanía- y ha asegurado que la importante base de comunicaciones, como lo han hecho distintos acontecimientos en los últimos años, situarán a la comunidad "en el centro del mundo".

Por su parte, la alcaldesa de Quart de Poblet, Carmen Martínez, ha destacado la apuesta del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero por la Comunitat Valenciana, que se situará "en la punta de lanza" de las nuevas tecnologías".

Según ha explicado, los proyectos técnicos para la obra están muy avanzados y el Ayuntamiento pondrá todo su empeño para que la base funcione a pleno rendimiento dentro de año y medio, cuando el secretario general de la ONU se ha comprometido a visitar la localidad.