Público
Público

Ban insta a Kosovo a reconsiderar una misión de la UE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha instado a Kosovo a reconsiderar un plan de las Naciones Unidas para desplegar la misión policial y judicial de la Unión Europea (EULEX) en el territorio.

El presidente de Kosovo, Fatmir Sejdiu, y el primer ministro, Hashim Thaçi, rechazaron el lunes el plan de Ban, que los responsables de la ONU consideraban un compromiso aceptable tanto para Pristina como para Belgrado, más de ocho meses después de que Kosovo se escindiera de Serbia.

"Espero que el Gobierno de Pristina considere mi propuesta y este proceso de negociación de forma positiva y favorable para el futuro de su país", dijo Ban a los periodistas en la sede de la ONU el martes.

Añadió que esperaba que los dirigentes de Kosovo mantuvieran un cierto sentido de "realidad" y "flexibilidad".

La misión de EULEX ha sufrido retrasos por la oposición de Serbia y de los serbios de Kosovo, que la ven como un símbolo de la independencia kosovar. Pero el ministro de Exteriores serbio, Vuk Jeremic, dijo el lunes que Belgrado apoyaría la propuesta de Ban.

Según el plan, habría dos cadenas de mandos separadas para la policía albanesa y la albanokosovar. En la mayoría de las zonas albanesas, la policía estaría bajo el amparo de la UE, mientras que los agentes de la parte norte, que conservan los serbios, estaría supeditada a la ONU.

El responsable de Política Exterior de la UE, Javier Solana, dijo el lunes en Bruselas que esperaba que el acuerdo sobre el despliegue total de EULEX se alcanzara a finales de esta semana.

Kosovo declaró su independencia en febrero, nueve años después de que los bombardeos de la OTAN detuvieran el asesinato de civiles en una guerra contra la insurgencia que duró dos años.

Serbia se opone a la independencia de su antigua provincia, que cuenta con un 90 por ciento de mayoría albanesa. Unos 120.000 serbios rechazan reconocer las instituciones gestionadas por albaneses.

Desde 1999, cuando la misión de la ONU llegó a Kosovo, serbios y albaneses han mantenido sistemas educativos separados y, en este momento, unos 16.000 soldados de paz de la OTAN supervisan una paz frágil.