Público
Público

Ban le pide a Sudán y Sudán del Sur que rebajen la tensión y solventen la crisis del crudo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, mostró hoy su "profunda preocupación" por el deterioro de las relaciones entre Sudán y Sudán del Sur, y les pidió que rebajen la tensión en su frontera y solventen cuanto antes la crisis petrolera que se ha desencadenado entre ambos países.

"El secretario general está profundamente preocupado por las continuas tensiones a lo largo de la frontera entre Sudán y Sudán del Sur y por la actual crisis de crudo. Esta situación muestra un preocupante deterioro en la relación entre ambos Estados", dijo el portavoz de Ban, Martin Nesirky, en un comunicado.

El máximo responsable de la ONU instó "con urgencia" a ambas partes a que hagan "todo lo posible por alcanzar un acuerdo en las negociaciones actuales en Adís Abeba, a que resuelvan la actual crisis de crudo y a que aborden las cuestiones conflictivas que necesitan una solución inmediata".

"Naciones Unidas apoya totalmente los esfuerzos del grupo de alto nivel de la Unión Africana para Sudán (AUHIP) por resolver estos y otros asuntos pendientes entre las partes, basándose en los conceptos de mutua viabilidad, seguridad y coexistencia pacífica", añadió Nesirky.

Las palabras de Ban llegan después de que el Gobierno de Sudán del Sur decidiera este viernes paralizar la producción de petróleo en el país, en respuesta a la supuesta confiscación de su crudo mientras pasaba por los oleoductos de Sudán.

Yuba tomó esa decisión y esgrimió el argumento de que el joven país africano, independiente desde el pasado julio, ha perdido cientos de millones de dólares debido a las prácticas de Jartum, al que acusó de retener tres millones de barriles de petróleo.

El pasado julio, la República de Sudán del Sur aceptó exportar petróleo a través de los puertos que tiene Sudán en la costa del mar Rojo y pagar tasas por ello.

El pago de las tasas parece haber enfrentado a ambos países, de modo que Sudán del Sur estaría buscando rutas alternativas para vender su crudo al exterior, a menos de que supere sus diferencias con Sudán.

Al mismo tiempo, la comunidad internacional está preocupada por los episodios de violencia en las zonas fronterizas de ambos países, mientras que también preocupa la escalada de la violencia tribal en la región de Jonglei, la mayor de Sudán del Sur, donde los afectados según la ONU son ya más de 120.000 personas.

Además, según cálculos del organismo internacional, en 2011 más de 350.000 personas fueron obligadas a dejar sus hogares en el país, una cifra que ha seguido aumentando desde mediados de ese año debido a las tensiones en la frontera con Sudán.

Sudán del Sur proclamó su independencia el pasado julio, lo que fue aprobado en un referéndum que se llevó a cabo en esa antigua región de Sudán en enero de 2011, de acuerdo con lo estipulado en un tratado de paz firmado en 2005 que puso fin a una guerra civil de dos décadas.