Público
Público

La banca aceptó 15.826 daciones en pago en 2012 y envió policías a 355 desahucios

El 85% de las viviendas ocupadas que han acabado en manos de los bancos por la vía judicial se compró durante los años del boom

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La banca aceptó 15.826 daciones en pago en 2012, de las que el 90% (unas 14.110) eran viviendas habituales. Esta vía para saldar la deuda del hipotecado fue la adoptada en el 40% del total de entregas de inmuebles al banco por problemas de impago durante el pasado año, que ascendieron a 39.167; de éstas, 32.490 viviendas eran el domicilio familiar.

Así lo precisa el Banco de España en una nueva estadística en la que ofrece datos desagregados de adquisiciones de viviendas por parte de la banca, y que el banco emisor prevé publicar con periodicidad semestral.

Según las estadísticas del banco de España, las daciones en pago se incluyen en las entregas de vivienda voluntarias. A través de esta vía se resolvieron más de la mitad (concretamente, el 53%) de las entregas de vivienda a los bancos. En el resto, la entrega del inmueble se produjo tras una intervención judicial, lo que comunmente se viene conociendo como desahucios.


En total, fueron 18.195 entregas judiciales, de las que 14.165 eran la vivienda habitual (las demás, 4.030 pisos, eran segundas residencias, o pisos destinados a alquiler u otros usos). En la mayoría de estas entregas, cuando llegó la comisión judicial para ejecutar el deshaucio, el inmueble estaba vacío (concretamente, en 11.760 viviendas).

Y 2.405 viviendas estaban todavía ocupadas cuando se produjo en desahucio. Las estadísticas del Banco de España recogen que, en 355 casos de entregas judiciales de viviendas habituales ocupadas se requirió la intervención de la fuerza pública.

El Banco de España, además, destaca que el 85% de las hipotecas que no pudieron ser pagadas el año pasado y dieron lugar a entregas judiciales  se contrataron en el año 2007 o antes, durante la burbuja inmobiliaria.

No obstante, el Banco de España aclara que es preciso tomar estos resultados con las debidas cautelas puesto que se trata de datos filtrados de entidades financieras que gestionan algo más del 85% del crédito hipotecario, con lo que 'no reflejan la totalidad del sector bancario español'.