Público
Público

La banca española sufre un severo castigo tras la quiebra de Lehman Brothers

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La banca española sufría hoy en bolsa, con caídas de más del 4 por ciento para Santander y BBVA, las consecuencias de la convulsa actualidad en el sector financiero internacional, marcada por la quiebra del banco de inversión Lehman Brothers.

Además, destaca la compra de Merrill Lynch a cargo de Bank of America y la creación por parte de un grupo de diez bancos internacionales de un fondo de 70.000 millones de dólares para hacer frente a la crisis del crédito que amenaza la estabilidad del sistema financiero mundial.

Transcurridos los primeros veinte minutos de negociación, dos de los pesos pesados del Ibex-35, BBVA y Santander, se dejaban el 4,32 y el 4,32 por ciento, respectivamente,y sufrían el mayor castigo de la gran banca española.

Con el Ibex-35 teñido completamente de rojo y bajando el 3,13 por ciento, Banco Popular perdía el 3,89 por ciento, Banesto el 3,52 por ciento, Sabadell el 3,32 por ciento y Bankinter el 2,76 por ciento.

En el mercado continuo, Banco Pastor caía el 4,35 por ciento y Banco Valencia el 5,88 por ciento.

Los inversores españoles comenzaron la semana con la vista puesta en las últimas informaciones que afectan al sector financiero internacional.

Entre las novedades destaca la "esperada" quiebra de Lehman Brothers, el cuarto en Estados Unidos, después de que fracasara el intento de rescate por parte de otras entidades como Barclays o Bank of América.

Se trata de la quiebra más importante en Estados Unidos desde 1990, cuando presentó la misma declaración Drexler Burnham Lambert, especialista en "bonos basura".

Por su parte, Bank of America anunció la compra del banco de inversión Merrill Lynch por cerca de 44.000 millones de dólares, movimiento que, según los expertos, persigue contrarrestar la quiebra de Lehman Brothers.

Con esta adquisición, Bank of America, el primer grupo bancario del país, consolida su posición de gigante.

En el lado "positivo" de la actualidad destaca la creación, por parte de diez bancos internacionales de crear, de un programa de préstamos de 70.000 millones de dólares para hacer frente a la crisis de crédito que amenaza la estabilidad del sistema financiero mundial.