Público
Público

El Banco Sabadell, el único en hacer una oferta por la CAM

Las grandes entidades se desmarcaron de la subasta a última hora. Si el Banco de España considera que la oferta del banco catalán es excesiva, puede declarar la operación desierta 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Colocar a la CAM se aventuraba complicado desde el primer momento. Demasiado grande y demasiados problemas ocultos para cualquier entidad que quisiera absorberla. Y más en un momento económico y financiero tan complicado como el actual. En la primera fase de la puja, el interés por la entidad alicantina aparentó ser superior al real porque el Banco de España se encargó de animar a varias entidades a presentar una oferta no vinculante y seguir adelante en el proceso, lo que permitió que hubiera siete propuestas (Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Ibercaja, Barclays y JC Flowers). La realidad es que prácticamente ninguna de ellas tenía inten-ción de adquirirla, pero les convenía estar a bien con el Banco de España.

Ese escaso interés que enton-ces mostraron y que en los últimos días se ha acrecentado (tras ver la realidad de lo que hay dentro de la CAM) se materializó ayer cuando llegó el momento de hacer las ofertas vinculantes. En ese momento, todos se retrataron y finalmente el Banco Sabadell fue el único que presentó una oferta, aseguran a Público fuentes del sector. Y eso no implica que la CAM ya tenga comprador. El Banco de España, que inyectó 2.800 millones de euros a la caja alicantina, puede decidir ahora que las exigencias del banco son excesivas o que directamente la operación no es viable. En ese caso, la subasta quedaría desierta y se abrirían nuevas opciones, como la división de la caja y su venta por partes. A esa opción juega, por ejemplo, CaixaBank, que no ha presentado una oferta formal para la compra de la entidad, pero sí ha presentado un escrito reiterando su disposición a participar en una posible compra de activos.

El supervisor advirtió a los bancos que no podían anunciar su decisión

Pese a que todas las miradas se dirigen hacia el Sabadell, un portavoz de la entidad declinó ayer hacer ninguna declaración bajo el argumento de que 'el proceso es confidencial y la información la tiene que dar el Banco de España, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) o el Ministerio de Economía'. En una posición prácticamente idéntica se mantuvieron el resto de enti-dades, que tiraron del argumento de la confidencialidad obligada del proceso para no confirmar si iban o no a la puja. Lo cierto es que, en un momento de la tarde, el organismo supervisor les recordó que no podían hacer ningún comentario y les advirtió de que hacer declaraciones podía ser motivo de exclusión del proceso. Eso molestó a varias enti-dades, que esperaban que, a cambio, fuera el propio supervisor el que informara de la situación, algo que no ocurrió.

Tampoco importaba demasiado la amenaza entre las entidades dada la escasez de ofertas presentadas. Ahora el gran problema está en si la oferta del Sabadell es lo suficientemente aceptable. Esta entidad ya perdió la subasta de Cajasur porque pidió muchas más garantías que BBK, la ganadora, y también le pasó lo mismo en la puja por el Banco Pastor, que le arrebató el Banco Popular con una oferta mucho más agresiva.

Sabadell sería el quinto mayor banco del país, con 167.000 millones en activos

Ninguno de los ofertantes se había mostrado en las últimas semanas dispuesto a devolver al FROB los 2.800 millones que ya puso para mantener a flote a la caja alicantina. Y, además, han solicitado numerosas garantías para las pérdidas crediticias que están por aparecer. El Banco de España asumirá el 80% de los primeros 2.500 millones que aparezcan y el 90% de los restantes. La diferencia estará en cuántas pérdidas cree el ofertante que van a aparecer y cuántas considera el Banco de España. Además, está el problema de la liquidez, en este momento el más acuciante, porque los mercados están cerrados y la CAM tiene millonarios vencimientos a los que no puede hacer frente. Inicialmente, el supervisor estaba dispuesto a asegurar una línea de liquidez de 2.800 millones, pero probablemente acabe avalando una cuantía muy superior si no quiere que la subasta quede desierta.

Y es poco probable que así ocurra, porque el sistema financiero español necesita demostrar que es solvente y que tiene herramientas para solucionar por sí solo sus problemas. Entre otras cosas porque la CAM sólo es la primera de las entidades que están por colocar. Por delante queda la subasta del Banco de Valencia y la venta de Unnim, CatalunyaCaixa y Novacaixagalicia, que están en manos del fondo de rescate, con lo que no es conveniente demostrar que no hay posibilidad de vender.

El modelo de negocio de la CAM es complementario con el del banco catalán

Si finalmente resulta adjudicatario, Sabadell dará un salto de gigante y se convertirá en una gran entidad financiera en España. Incluso puede convertirse en lo que se denomina como sistémica y hasta tener que cumplir las nuevas exigencias de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), porque superará los 150.000 millones en activos. Alcanzará los 167.000 millones y se situará algo por encima del Popular (una vez absorbido el Pastor). Sería el quinto mayor banco de España.

Además, al Sabadell le interesa la CAM por la implantación territorial que tiene en la zona de Levante y Madrid. La segunda razón es el perfil de su cartera de clientes de la entidad alicantina, especialmente, en el segmento de particulares, que puede complementar el perfil del banco catalán, tradicionalmente centrado en el crédito a pequeñas y medianas empresas.