Público
Público

"Lo de Banesto ya me tocó y no pasó nada"

Evelina ya vivió la mayor intervención de la banca española y no teme a esta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La mañana discurrió entre preguntas y 'alguna retirada de efectivo más de lo habitual', según uno de los trabajadores de Caja Castilla-La Mancha. Ayer, primer día hábil tras la intervención, el aspecto de la principal sucursal de la entidad en Madrid era de tranquilidad. Situada en el número 22 de la céntrica calle Alcalá, frente a la sede de la Confederación Española de Cajas de Ahorros, la oficina no tuvo filas superiores a cinco personas durante la mayor parte de la mañana y el mostrador principal quedó vacío a la una de la tarde.

El goteo de clientes nada tenía que ver con la imagen del pánico, aunque no faltó quien iba para retirar todo su dinero o paralizar un negocio con la entidad, ni quien pedía responsabilidades al ya ex presidente de la caja, Juan Pedro Hernández Moltó.

'No me he asustado porque ya es la segunda vez. Me tocó lo de Banesto y a mi dinero no le pasó nada', contó Evelina a Público refiriéndose a la intervención de 1993. 'Tengo aquí mis ahorros y aquí los dejo, no los voy a poner debajo de un ladrillo. Quienes se lo llevan a otra caja se creen que esta va a ser la última intervención', añadió.

Amancia, cliente también de la entidad, tenía parte de sus ahorros en Forum Filatélico. 'Ahora nos dicen que nos van a dar algo', comentó. Lo de Caja Castilla La Mancha entiende que 'no tiene nada que ver' y asegura estar 'tranquila. No voy a sacar el dinero'.

Elena, sin embargo, se acercó ayer a la oficina 'para sacar el dinero. Voy a gastármelo. No me fío del señor Solbes ni del Banco de España, no entiendo por qué han hecho la intervención con un Consejo de Ministros extraordinario en domingo. Me han explicado que el dinero está garantizado, pero yo lo saco. Esto lo sabían y si no llega a ser porque no sale la fusión [con Unicaja], no nos enteramos'.

Lumite, una empresa italiana que había elegido la caja para intermediar en sus negocios en España, ha 'paralizado los dos millones que iba a invertir', cuenta Javier a las puertas de la sucursal. 'Llegué ayer de Italia y me encontré con la intervención'.