Público
Público

Barcelona Cinco incógnitas sobre los terroristas de Barcelona y Cambrils

La explosión del chalet de Alcanar precipitó los atentados, pero no se activó el nivel 5 de alerta que implica la inminencia de un acción terrorista.

Publicidad
Media: 2.40
Votos: 5
Comentarios:

Estado en el que quedó en chalet de Alcanar (Tarragona) tras la explosión del miércoles. Entre los escombros se aprecian las bombonas de gas. Al parecer, iban a ser utilizadas por los yihadistas para un atentado. EFE/ Jaume Sellart

Los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona) arrojan cinco incógnitas que aún no han sido despejadas sobre la identidad de los autores, su red de infraestructura y lo que realmente ocurrió en torno a ambos actos terroristas.

En total han sido asesinadas 14 personas, aunque el número podría aumentar porque hay casi una veintena en estado crítico entre el más del centenar de heridos registrados.

El comando yihadista planeaba una masacre, con la explosión de decenas de bombonas de gas cargadas dentro de la furgoneta, según la principal hipótesis manejada por los investigadores.

La víspera, el miércoles por la noche, se produjo una explosión de un chalet de Alcanar (Tarragona) que dio al traste con sus planes y que es el epicentro de las incógnitas de estos atentados.

Estas son cinco de las incógnitas sobre los terroristas de Barcelona y Cambrils.

1.- Un chalet salta por los aires la víspera. Entre los escombros aparece una veintena de bombonas de gas

El chalet explotó en la noche del miércoles, 16 de agosto de 2017 en una urbanización de Alcanar (Tarragona). En la vivienda, muere un francés de origen magrebí y un ciudadano de Melilla queda herido (es uno de los detenidos). Entre los restos aparece una veintena de bombonas de butano y propano. Los Mossos difunden que el chalet podría ser un laboratorio de drogas.

En la tarde del miércoles se produce una nueva explosión en el chalet de Alcanar, mientras los bomberos y los Mossos registran entre los escombros: se deduce que puede haber explosivos y no sólo bombonas de gas. Se desconoce si equipos especializados en desactivación de explosivos de la Guardia Civil pudieron investigar el miércoles entre los restos de la vivienda.

Entre los escombros de este chalet, así como en el coche y la moto descubiertas cerca, se encuentran buena parte de las incógnitas sobre este comando y su red de apoyo.

2.- ¿Cuál es la razón por la cual no se activó el nivel 5 de alerta antiterrorista?

A pesar de la explosión del chalet de Alcanar, el Gobierno no activa el nivel 5 de alerta antiterrorista. Es el nivel máximo y se activa ante la inminencia de un atentado terrorista.

Diversas informaciones apuntan a que otros servicios secretos -entre ellos la CIA - alertaron a España meses atrás de que Barcelona estaba en el punto de mira de los yihadistas. Los informantes señalan a Las Ramblas como punto de interés terrorista.

Una cuenta en Twitter controlada por el autodenominado Estado Islámico anuncia en junio un “ataque inminente en Al Andalus”.

Otro lo de los puntos polémicos es la ausencia de bolardos en Las Ramblas de Barcelona, a diferencia de las medidas de seguridad adoptadas en otras ciudades como Madrid. Hace un año que el Ministerio del Interior recomendó el aislamiento físico de los puntos estratégicos. Pero el ayuntamiento de Barcelona decidió que, en lugar de colocar estas barreras físicas, habría "una presencia policial continua" en esos puntos de la ciudad. Así lo asegurada su alcaldesa, Ada Colau, quien ha explicado que esta decisión fue adoptada por la Junta de seguridad local. España se encuentra en el nivel 4 -riesgo alto- desde el año 2015.

3.- Tras el atentado de Barcelona, un coche arrolla a los Mossos en un control. Hay un fallecido.

Se difunde que una persona ha fallecido, abatida por los agentes, porque había arrollado a los policías en un control.

Las últimas informaciones concluyen que el fallecido murió por herida causada con arma blanca y no por disparos. Era el propietario del vehículo y se ha descartado su participación en el atentado.

Se baraja que el autor de la masacre pudo subirse al coche y conducirlo para escapar del atentado, pero esta hipótesis aún no está confirmada.

4.- ¿Quién conducía la furgoneta de Las Ramblas?

El conductor de la furgoneta con la que mató a 13 personas e hirió a más de un centenar huyó junto a su cómplice. Pudieron esquivar la operación jaula que montaron las fuerzas de seguridad con el fin de bloquear la zona del atentado para detener a los autores.

Las fuerzas de seguridad buscan a Moussa Oukabir: consideran que pudo ser el conductor de la furgoneta de la muerte. Es menor de edad, ya que nació el 13 del octubre de 1999, por lo que como máximo pasaría 10 años internado en un régimen de menores.

Es el hermano menor del detenido Driss Oukabir, con cuya documentación se alquiló el vehículo. Se trata de un Fiat de color blanco, con matrícula 7086JWD y que fue alquilada a la empresa Telefurgo, en Santa Perpètua de Mogoda, en la provincia de Barcelona.

5.- Nadie detectó a tiempo esta célula yihadista

Los asesinos no eran lobos solitarios, sino que constituían un comando que contaba con apoyo de una red de infraestructura que no fue detectado a tiempo.

Se calcula que la célula podría estar formada por ocho personas, según fuentes judiciales. Cinco de ellos fueron abatidos por los Mossos en Cambrils.

El tiempo es clave para desarticular el comando y su red de infraestructura. Para ello, se investigan los restos de los cinco terroristas abatidos y las cámaras de seguridad de los establecimientos cercanos a los dos atentados.

También se revisan los registros de los hoteles, para localizar a posibles líderes yihadistas que pudieron desplazarse a Catalunya y adoctrinar a la célula para radicalizarla.

Ambos atentados revelan que la célula estaba formada y radicalizada, existía planificación y apoyo logístico y apoyo externo, posiblemente.

España es el tercer país europeo con más yihadistas detenidos, y Barcelona es una de las ciudades favoritas del salafismo.

Tras mucho tiempo de resistencia por parte del Gobierno, el pasado 10 de julio los Mossos entraron a formar parte del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), un órgano clave de coordinación donde se comparten datos y recursos. También se integraron en la Mesa de Evaluación del riesgo terrorista. Pero fuentes de los Mossos se adelantan para explicar que la integración real aún no se ha materializado.