Público
Público

Barcelona no impedirá la distribución de 'The Wheelman'

La adminsitración de la ciudad condal estudiaba retirar el juego de policías y delincuentes que transcurre por la calles de Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Barcelona no creen que haya una base legal que permita emprender medidas judiciales para impedir que salga al mercado The Wheelman, un videojuego que no ha gustado nada a la administración de la ciudad condal.

Se trata de un título de acción en tercera persona protagonizado por un Vin Diesel digital y desarrollado por Midway para Xbox 360, PS3 y PC, que tiene como escenario las calles de la capital catalana.

La edil de Educación, Montserrat Ballarín, ha informado de que el informe, encargado este verano ante el temor de que el videojuego dañara la imagen internacional de la ciudad, apunta que 'no hay mecanismos legales' para sostener que se produciría una vulneración del derecho.

The Wheelman es un videojuego en el que el protagonista es perseguido por coches de la policía nacional por las calles de Barcelona, según lo que ya se ha adelantado sobre este título en Internet.

Aunque los juristas han analizado detenidamente sobre qué aspectos se podría actuar legalmente -como la representación de las fuerzas de seguridad o los derechos de imagen-, finalmente han determinado que no hay ninguna acción que se pueda emprender para impedir la venta del mismo. Además, al no haber sido aún lanzado el juego, no se puede conocer la totalidad de su contenido.

'No se puede reclamar a los creadores que resarzan por los daños que pueden provocar a la imagen de Barcelona, porque las ciudades no tienen recogido ese derecho', ha explicado la concejal.

Ballarín ha reconocido que, aunque se trata de un 'informe original' que ha tenido en cuenta otras denuncias similares planteadas contra otros videojuegos, con la legislación actual 'hay poca capacidad de maniobra, ya que en estos asuntos de la recreación virtual el Código Civil va por detrás de la realidad social'.

La edil ha recalcado que el Ayuntamiento de Barcelona 'no quiere ni ser represor ni moralista, porque no estamos en contra de los videojuegos en general, pero si había alguna posibilidad de evitar daños contra la imagen de la ciudad la hubiéramos utilizado'.

En el videojuego, el protagonista es un agente secreto encargado de infiltrarse en un grupo mafioso de Barcelona, una ciudad, que a juicio de los creadores de la historia, es 'ideal' para el desarrollo de la historia, por su tipo de tráfico y la estructura de sus calles.

Títulos como Grand Theft Auto, con una temática similar, han sido largamente perseguidos por la censura en diferentes países.