Público
Público

Barcelona recurre a la "mitomanía" del cine para promocionarse internacionalmente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Barcelona aprovechará el éxito nacional e internacional de algunas de las películas rodadas en sus calles, como "Todo sobre mi madre", "Una casa de locos" o "El Perfume" para darse a conocer entre aquellos mitómanos a quienes gusta pasear por los lugares por donde lo hicieron los protagonistas de estos filmes.

Turismo de Barcelona ha elaborado una serie de rutas, a las que se puede acceder por su página web (www.barcelonaturisme.cat), que ofrecen un recorrido por 41 puntos de Barcelona que sirvieron de "plató" de estas películas, de momento cuatro filmes -las tres citadas más "Manuale de Amore 2"- a las que en breve se irán sumando otros títulos, como la reciente "Salvador", basada en la vida del joven activista Salvador Puig Antich.

Aunque se harán folletos para informar a los turistas de la existencia de estas rutas, la idea es que los visitantes vengan ya preparados a la ciudad, que se impriman sus "miniguías" con "mapas personalizados" y con los datos sobre las películas y otros de interés que ofrece la web sobre las zonas donde fueron rodadas.

El director de Turismo de Barcelona, Pere Duran, ha explicado hoy en rueda de prensa que se quiere sacar partido del "tirón" que estos filmes tuvieron en su país de origen: la italiana "Manuale de Amore" (2006) de Giovanni Veronesi -Italia ocupó en 2006, el segundo puesto por número de pernoctaciones en Barcelona con un 9%- y la gala "Casa de locos" (2001), aprovechando además que Francia "vive un idilio" turístico con la capital catalana.

La ruta la "Barcelona de Pedro Almodóvar", elaborada con las localizaciones de "Todo sobre mi madre" (Palau de la Música, casa Ramos...), está destinada no sólo al turismo nacional -que supone el 30% del total que visita Barcelona- sino también al gran número de seguidores que el director manchego tiene en todo el mundo.

Mención aparte merece "El Perfume" (2005) de Tom Tykwer, ya que aunque la película está ambientada en el París de la Revolución, parte del rodaje se hizo en la capital catalana, por lo que esta ruta está dirigida a los turistas norteamericanos poco habituados a ver cómo eran las ciudades en el siglo XVIII, y así se podrán pasear por el Pueblo Español o la Plaza de la Merçé, entre otros lugares.

Además de las inevitables "citas" de la Sagrada Familia, la catedral o el Parque Güell, estas rutas de película ofrecen otros destinos desconocidos para el visitante menos avezado, como el laberinto de Horta (El Perfume); el cementerio de Montjuïc (Todo sobre mi madre) o el Parque de la España Industrial y la Avenida Icaria (Manual de Amor), que demuestran que la ciudad es mucho más que Ciutat Vella o Gaudí.

Pere Duran ha reconocido que Barcelona está "muy tierna" en este ámbito y que le falta todavía una gran película que la conecte con el imaginario cinematográfico más reconocible, como le ocurre a grandes capitales como Roma ("Vacaciones en Roma"), Nueva York ("Manhattan"), Venecia ("Muerte en Venecia"), París ("Un Americano en París") o Londres (en muchas de la saga de James Bond, por citar algunos ejemplos).

Por ello confía en que sea la película que Woody Allen rodó el pasado en verano en la capital catalana (Vicky Cristina Barcelona), todavía sin estrenar, la que ponga a la Barcelona en el Olimpo del séptimo arte, con un gran éxito de taquilla internacional.

Esta iniciativa ha contado con la colaboración de la Escuela de Hostelería y Turismo CETT y Barcelona Film Comisión, cuya directora, Julia Goytisolo, ha recordado que en Barcelona se han rodado a lo largo de su historia más de 1.400 películas, 46 en el último año, lo que demuestra que los productores tienen cada vez más en cuenta a esta ciudad en sus proyectos.