Público
Público

Los bares que exhibían fotos de etarras seguirán abiertos

El juez imputa a cuatro personas pese a que accedieron a retirar las imágenes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco considera que colgar fotos de presos de ETA en bares puede suponer un delito de “enaltecimiento del terrorismo”. El magistrado ha decidido mantener la imputación contra los dueños y las encargadas de los locales Ezpala y Zurgai de Pamplona, que exhibían en sus paredes imágenes de miembros encarcelados de la banda.

El fiscal Miguel Ángel Carballo solicitó, el pasado viernes, la imputación de esas cuatro personas, así como el cierre cautelar de los dos bares. El juez Velasco ha decidido, no obstante, que los locales seguirán abiertos porque ya se han retirado las fotos de los establecimientos. Asimismo, tras escuchar a los implicados durante su declaración ante el juez ayer en Madrid, el fiscal decidió retirar esta última petición en el caso de la taberna Ezpala.

Han sustituido las imágenes de los presos por siluetas sin identificar

Pero Carballo mantuvo el requerimiento en el caso del Zurgai, donde sus dueños han sustituido las imágenes de los presos por siluetas sin identificar, según sus propias palabras, en señal de protesta y “a favor de la libertad de expresión”. Velasco consideró que este hecho no justifica el cierre del bar.

Izaskun Goñi y Ainhoa Oroz, ambas trabajadoras a sueldo del Zurgai y el Ezpala respectivamente, habían sido acusadas por la Fiscalía, además, de un delito de desobediencia. Carballo fundamentó esta acusación afirmando que se negaron a retirar las fotos de los presos cuando se lo pidieron los agentes de la Policía que entraron en los locales los pasados días 3 y 4 de agosto.

Ellas sostuvieron ayer, en conversación con los medios, que “no se negaron”, sino que consideraron que eran sus responsables, es decir, los dueños de los bares, los que debían decidir si retirar o no las imágenes. En todo caso, el juez Eloy Velasco estimó que este tipo delictivo queda “subsumido” en el presunto enaltecimiento.

Con el auto de Velasco la Audiencia coincide con la campaña promovida por la consejería de Interior del nuevo Gobierno vasco, que se ha propuesto retirar fotos, pancartas y símbolos de la izquierda abertzale radical y de homenaje a presos de ETA de las calles de Euskadi.

La campaña se trasladó la semana pasada al ámbito privado, después de que la Fiscalía de la Audicencia solicitara la retirada de imágenes y carteles en los dos bares de Pamplona, así como en establecimientos de Getaria (Guipúzcoa) y Bilbao.