Público
Público

Una baronesa neófita en política exterior

La nueva jefa de la diplomacia europea es una total desconocida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Oscura, casi desconocida, británica...y europeísta convencida. Catherine Ashton, baronesa de Upholland y nueva jefa de la diplomacia europea, se definió a sí misma en un discurso en la Eurocámara en 2008 como 'una negociadora experimentada que sabe cómo tender puentes'.

Esta apuesta por el diálogo y una trayectoria cuyos discretos brillos se sitúan exclusivamente en su campo la economía, podrían explicar que esta británica de 53 años, bien considerada en Bruselas, haya logrado lo que a otros candidatos de más campanillas se les ha escapado: el consenso.

Licenciada en Económicas en la Universidad de Londres en 1977, su currículum dista mucho, sin embargo, de reunir a priori méritos suficientes para el cargo de súper ministra de Exteriores de la UE. Comisaria europea de Comercio desde hace octubre de 2008, Ashton ni siquiera estaba en las quinielas para convertirse en el rostro exterior de la Unión.

Sin apenas experiencia en política exterior, las únicas lides internacionales con las que ha bregado han sido las relaciones comerciales de su país con India y Suráfrica.

Algo más de recorrido tiene en cuestiones europeas; siendo presidenta de la Cámara de los Lores, vivió el proceso de ratificación del Tratado de Lisboa durante el primer Gobierno de Gordon Brown. Su título nobiliario de baronesa concedido en 1999 a petición de los laboristas le abrió las puertas de la Cámara Alta, tras ocupar varios altos cargos en los ministerios de Educación y Justicia. En ellos tuvo responsabilidades en derechos humanos, cuestiones sociales e igualdad de género. En política internacional, es una neófita.