Público
Público

Barreda dice que el PP no quiso acuerdo y Feijóo, que se le hurtó el debate

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, ha acusado al PP de ir a la Conferencia de Presidentes con la idea previa de no "consentir" acuerdos, mientras que el de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha dicho que el Gobierno hurtó al PP el "derecho legítimo" a conocer lo que iba a ser votado.

En declaraciones a TVE recogidas por Efe, Barreda ha considerado que ese planteamiento "previo" de las ocho comunidades del PP -"no consentir que hubiera acuerdos para no permitir un éxito del presidente del Gobierno"- fue "bastante equivocado" y "mezquino".

En el mismo medio, el presidente de la Xunta ha aclarado que el PP no acudió a la reunión "con el 'no' a un documento que ni siquiera conocía" y ha recalcado que es "complicado" el acuerdo cuando "una parte de la Conferencia le dice a la otra que acude de mala fe".

"No podemos tener opinión en una Conferencia cuando el Gobierno nos hurta el derecho legítimo a conocer los asuntos que van a ser discutidos y sometidos a votación", ha manifestado Núñez Feijóo.

El presidente gallego ha insistido en que si el Gobierno tenía el documento y no lo entregó antes de la reunión es "porque no tenía interés en consensuarlo", y ha subrayado que no se puede convocar a los presidentes autonómicos "con el punto más importante del orden del día sin documentación alguna".

Ha recordado que hacía tres años que el Gobierno no convocaba la Conferencia y que, pese a la crisis, "no tenía interés en conocer la opinión" de las comunidades autónomas.

Pese a asegurar que el Ejecutivo entregó su propuesta contra la crisis "cinco minutos antes de comer" sin que hubiera posibilidad de estudiarla, Feijóo ha hecho hincapié en que, "para salvar la Conferencia", las comunidades del PP propusieron que se le diera traslado a las mesas sectoriales junto al decálogo que ellas habían presentado y el Gobierno "dijo que no".

"La pregunta es por qué el Gobierno nos pide una fe ciega en un documento improvisado", ha señalado Núñez Feijóo quien ha argumentado que cuando un paciente está grave -como la economía española- no se puede "improvisar un tratamiento".

El presidente de Castilla-La Mancha ha dicho que es "cierto" que el documento se conoció en la propia reunión, ha negado que el Ejecutivo se lo proporcionara el día anterior a las comunidades gobernadas por el PSOE, pero ha insistido en que el PP iba con un posicionamiento previo.

Barreda ha insistido en que la falta de tiempo para estudiar el documento "es una excusa" del PP porque "no había ningún impedimento" para que se hubiera producido un acuerdo y cada comunidad hubiera aportado algo a la propuesta del Gobierno.

"Se desaprovechó la reunión" ha remarcado Barreda quien ha dicho que, en un momento de crisis en el que la política y los políticos "no están muy bien considerados" hubiera sido "muy útil" un acuerdo que trasladara un "mensaje conjunto" de "tranquilidad", "seguridad" y "confianza" a los ciudadanos.