Público
Público

La BBC se ve obligada a reducir sus ingresos

El Gobierno británico la fuerza a congelar durante seis años la tasa de la televisión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno británico ha acorralado a la BBC y la ha dejado sin más opción que aceptar un importante recorte en sus ingresos y la congelación de la tasa de televisión durante seis años. Con la amenaza pendiente de tener que sufragar una parte importante de las ayudas a los jubilados, la empresa se ha visto obligada a ahorrar al Gobierno 380 millones de euros y ponerlos de su presupuesto.

La factura inicial era de 632 millones. Esa es la cantidad que el Estado sufraga para abonar la tasa de televisión (165 euros anuales) a todos aquellos hogares que cuentan con una persona de 75 o más años. Cerca de cuatro millones de familias disfrutan de esa ayuda.

La BBC funciona de forma independiente, pero periódicamente está obligada a pactar con el Gobierno las líneas generales de su presupuesto. Es en 2012 cuando tocaba revisar su estructura económica. Los plazos se han adelantado por la intención del Gobierno conservador de acabar en una legislatura con el déficit presupuestario.

Al final, la BBC hizo una contrapropuesta que el Gobierno aceptó. Pagará el presupuesto del BBC World Service, el servicio de radio y televisión que emite a todo el mundo y que ha sido durante décadas la única fuente de información fiable en muchos países gobernados por dictaduras. Hasta ahora, el Foreign Office es el que financia los 310 millones de euros anuales que cuesta el BBC World Service.

Además, la BBC también financiará la extensión del acceso a Internet por banda ancha en las zonas rurales y la programación local de algunas televisiones.

La congelación de la tasa durante seis años supondrá un descenso del 16% de sus ingresos en términos reales. La empresa está llevando a cabo un programa de recorte de gasto que ahora tendrá que ampliar.

Los conservadores ya dejaron claro antes de las elecciones que querían forzar a la BBC a sufrir un descenso de sus ingresos para controlar su crecimiento y favorecer a sus competidores privados.

En realidad, la empresa que se beneficiaría directamente es una. El principal rival empresarial de la BBC es News Corporation, dirigida por Rupert Murdoch, y que es propietaria de la cadena Sky y de los diarios The Times y The Sun.

Murdoch pretende comprar las acciones de BSkyB, la empresa propietaria de Sky, que aún no controla. Si las autoridades dan el visto bueno, News Corporation tendrá unos ingresos anuales de 8.500 millones de euros, un 50% más que la BBC.