Público
Público

El BBVA cree que una fusión con Bankia daría "muchos problemas"

González ve "irrelevante" buscar culpables a la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El BBVA no parece dispuesto a quedarse con Bankia, uno de los mayores problemas del sistema financiero español por su gran tamaño y, por tanto, enorme exposición al ladrillo (11.000 millones de euros). El presidente del segundo banco español, Francisco González, ve 'muy difícil' una fusión con la entidad que preside Rodrigo Rato, cuarta del ranking español, por 'multitud de razones'. La principal, que derivaría en 'riesgo sistémico'. Dará lugar a 'un player [jugador] tan grande que crearíamos muchos problemas', dijo.

En la rueda de prensa para presentar los resultados del banco en 2011, González reclamó, poco antes de que el ministro de Economía, Luis de Guindos, presentara su reforma financiera, que esta debe crear 'entidades muy fuertes y lo menos sistémicas posibles'.

El banco ganó el año pasado 3.004 millones, un 34,8% menos

Pese a no tener 'ni la más remota idea' de los detalles de la reforma, González confió en que permita recuperar la credibilidad respecto a la valoración de los activos inmobiliarios en el balance del sector: 'Si el sistema financiero pone los activos a precio de mercado, claramente va a haber mucha más solvencia, van a empezar a salir casas, pisos, mucho inmobiliario' y eso traerá 'ingresos para el Estado'.

González, que pronosticó que tras la reestructuración quedará un 'mínimo' de seis o siete entidades fuertes (la competencia entre ellas, dijo, será 'tremenda'), aplaudió la obligación de provisionar un 7% de los créditos inmobiliarios sanos, 'una medida inteligente y que va a ser buena para todo el mundo'.

No fue su único capote al Gobierno, cuya llegada, dijo, es una 'ventana de oportunidad'. Al presidente del BBVA le 'consta' que el Ejecutivo mantiene una 'actividad trepidante' y, en su opinión, va 'en el buen camino'. Preguntado por si comparte la crítica de su rival del Santander, Emilio Botín, a los políticos (les culpó de la crisis el martes pasado), González recordó que ha sido 'muy crítico con algunas decisiones o falta de decisiones' (en un dardo al anterior Gobierno), aunque ahora ese debate es 'irrelevante', porque, afirmó, a los 5,3 millones de parados 'no les importa nada' de quién es la culpa.

Cree que el nuevo Gobierno va a ritmo 'trepidante' y 'en la buena dirección'

A cambio, aceptó realizar algo de autocrítica cuando afirmó que 'sin duda' el banco ha hecho cosas mal, como financiar 'algunas operaciones' de dudosa rentabilidad como consecuencia de la 'falta de control interno', pero proclamó su acierto 'en los grandes temas'.

El ejecutivo del BBVA, que negó que el hecho de que el banco haya prorrogado la edad de jubilación del presidente hasta los 75 años (este año cumple 68) signifique que vaya a mantenerse en el cargo hasta esa edad, reiteró el interés de la entidad por ganar peso en Catalunya, en alusión a la subasta de Catalunya Caixa.

González, que comparte la crítica de algunos banqueros (Botín incluido) a que se den ayudas públicas a entidades inviables, rechazó que se permita a las que han recibido dinero público pujar por otras intervenidas (como Bankia por Unnim). 'Sería el mundo al revés', dijo. Las más débiles deben ser subastadas y adjudicadas a manos 'fuertes' y, 'cuanto más rápido', mejor, afirmó.

González aseguró que cumplirán las nuevas exigencias del Gobierno al sector sin que afecte a los dividendos del BBVA ni sea necesario vender 'ningún tipo de activos'. Lo mismo para cumplir la normativa de la EBA (supervisor bancario europeo), que obliga al banco a conseguir mil millones de aquí a junio.

El BBVA ganó el año pasado 3.004 millones, un 34,8% menos y la cifra más baja desde el año 2004, tras un ajuste en su franquicia estadounidense que le obligó a destinar algo más de mil millones al pago de impuestos en ese país y provocó unas pérdidas de 139 millones en el beneficio del último trimestre. El grupo no ha adelantado provisiones para sanear sus activos inmobiliarios, como han hecho casi todos sus rivales, porque prefiere esperar a conocer el decreto del Gobierno y dice que no le urge tanto, ya que destinó a este fin casi 1.900 millones de euros a finales de 2009.