Público
Público

La belga RHJ, la mejor opción para Figueruelas

Los sindicatos españoles critican que Alemania defienda sólo sus intereses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los trabajadores de la planta de Opel en Figueruelas lo tienen muy claro: RHJ es la mejor opción porque garantiza el futuro de la planta zaragozana. La canadiense Magna, por el contrario, la pone en jaque.

Magna, aliada con el banco ruso Sberbanc, se propone desplazar parte importante de la producción de las plantas de Zaragoza y Reino Unido en beneficio de las alemanas. En Figueruelas, se llevaría el Corsa de tres puertas a la fábrica de Eisenach, así como la mitad de la producción del Corsa de cinco puertas. La línea de prensas la trasladaría a Kaiserlauten. Con todo ello, la fábrica de Figueruelas suprimiría una línea de producción. La plantilla, formada por 7.001 personas, vería suprimidos 1.674 empleos.

Industria no desprecia oficialmente a ningún comprador

Pero las consecuencias se prevén peores. 'El parque de proveedores se desplazaría a Alemania, y se suprimirían entre 3.000 y 4.000 puestos indirectos más de la industria auxiliar', explica Pedro Bona, delegado de UGT que participa en las conversaciones del comité europeo en el proceso de venta de Opel.

Por contra, RHJ apuesta por mantener la actual estructura en Figueruelas, y propone que la planta alemana de Eisenach 'duerma' dos años, con una supresión temporal de empleo, hasta que haya más trabajo. Aún así, propone un recorte de 1.300 trabajadores en Zaragoza, pero en un proceso que se alargaría hasta 2014. 'En ese tiempo, las bajas pueden producirse por jubilaciones y relevos', explica Bona.

Existe una tercera salida a RHJ y Magna: que Opel se declareinsolvente

Los sindicatos critican que Alemania defienda intereses 'nacionales y no europeos'. El ministerio de Industria no se manifiesta públicamente a favor de nadie, pero GM conoce su posición. Ofrece su colaboración a ambos, al igual que el Gobierno de Aragón, que ha dado 200 millones en avales. El Reino Unido se opone también a los recortes de Maga en su país, y GM no desea dar las patentes a los rusos . Por ello existe una tercera vía: 'Opel puede declarse insolvente', apunta Bona.