Público
Público

Blanco no descarta rescindir contratos con empresas pero negociará con ellas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro de Fomento, José Blanco, ha dicho hoy que "no es descartable" rescindir contratos con algunas empresas adjudicatarias de obras públicas, aunque ha comentado que van a intentar que "sean los menos" porque su intención es negociar con las mismas y acordar soluciones.

En un desayuno informativo organizado por El Economista, Blanco ha explicado que es necesario reprogramar alrededor de 3.000 obras en marcha en España, lo que "es bastante complejo y no se puede hacer de un día para otro".

Tras señalar que "entiende que la gente tenga impaciencia", Blanco ha comentado que es necesario reprogramar las obras y después hablar con las empresas porque hay soluciones que "incluso" pueden llegar de las propias empresas adjudicatarias de obras y que no se correspondan con lo inicialmente previsto por el Gobierno.

Ha añadido que su intención es "responder" de lo dicho, por lo que ha comentado que "la precipitación es mala consejera".

Asimismo, Blanco ha criticado la presión territorial existente sobre las infraestructuras porque cree que "en los territorios aún no han asumido la intensidad de lo que ocurre" y mientras las comunidades "ajustan sus presupuestos" pretenden que el Gobierno "como si tuviera recursos ilimitados, no tuviera que hacerlo".

Durante su discurso, Blanco ha insistido en que el Ejecutivo utilizará "al máximo la capacidad de las infraestructuras existentes, anteponiendo las actuaciones de mantenimiento, mejora y explotación, frente a nuevos proyectos" porque cree necesario " abandonar la idea de construir por construir".

En este sentido, ha añadido que "no se puede poner una autovía por donde ya pasa una autopista" o "construir una línea ferroviaria para que pase un tren vacío" y ha asegurado que "no todas las infraestructuras programadas hasta el momento son vitales para el desarrollo de una región".

Aunque para Blanco "rebajar expectativas siempre es doloroso", es parte del cambio de mentalidad que España necesita y "no es momento, por tanto, para el victimismo", afirmó.