Público
Público

La bolsa se dispara a la espera de más ayudas del BCE

El Ibex 35 sube un 4,4% en la mejor sesión desde el rescate de Grecia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

¿Y si Trichet mueve ficha? La mera posibilidad de que el Banco Central Europeo anuncie hoy una nueva batería de medidas para controlar la crisis de deuda europea sirvió ayer de catalizador para las bolsas de toda Europa, especialmente para la española. El Ibex 35 encabezó las subidas bursátiles con un alza de 4,4%, cerrando así la mejor sesión en el mercado español desde el rescate de Grecia, el pasado mes de mayo, y su segundo mejor día del año. La segunda en el ranking fue la bolsa portuguesa con una subida del 2,97%.

'Los especuladores que estaban posicionados a la baja se han apresurado a deshacer esas apuestas y eso es lo que ha provocado el fuerte rebote', aseguraba un operador de bolsa. El efecto fue especialmente destacado en los valores financieros españoles.BBVA y Santander ganaron más de un 7% en la sesión, aunque fueron las acciones de OHL las que más rentabilizaron la tendencia alcista, con un alza del 9%, tras la compra del 50,1% de la constructora estadounidense Judlau.

EEUU apoya los esfuerzos fiscales que está aplicando España

La sesión de ayer también supuso un alivio para los castigados indicadores de riesgo de los países del euro. Todos se alejaron de los máximos que habían marcado el día anterior. La caída del diferencial español frente al bono de referencia alemán fue de 32 puntos básicos, hasta 249 puntos.

En esta ocasión, los rumores no iban desencaminados. Poco después del cierre de la sesión, Olli Rehn, daba a entender que el BCE tiene intención de tomar medidas para estabilizar la zona euro, como concesión al nuevo esfuerzo realizado por España y Portugal, informa Daniel Basteiro.

Ese esfuerzo adicional español lo anunció por la mañana el Gobierno de Zapatero. Un paquete de reformas que pasan por recortes de gasto público, privatizaciones y rebajas fiscales a pymes que sentaron bien a los mercados. Igual que ocurrió con el resultado de la subasta de deuda pública celebrada en Portugal. Los inversores acudieron sin recelos a la emisión de letras a un año realizada por el Tesoro luso. A pesar de que la agencia de calificación de riesgos Standard & Poor's había rebajado a perspectiva negativa la calificación del país, no hubo problema para colocar los 500 millones que tenía previstos el Tesoro.

La prima de riesgo española retrocede hasta los 249 puntos básicos

A este buen resultado de la subasta se unieron los apoyos financieros y oficiales a ambos países. Varias entidades financieras descartaron que España esté en situación de ser rescatada. 'Los datos económicos no justifican la aparente desconfianza que existe en el caso de España, aunque no sólo allí', aseguró el consejero delegado de Deutsche Bank, Joseph Ackermann. Y aseguró que puede manejar sus problemas por sí misma. El consejero delegado de Banco Sabadell, Jaime Guardiola, también aseveró que el escenario central es que el país no tendrá que ser rescatado, aunque advirtió de que ese riesgo existirá mientras la Unión Europea no decida su futuro. Si no lo hace, las decisiones del BCE sólo servirán para frenar la especulación de forma pasajera, dijo.

En el lado institucional, el ministro de Economía alemán, Rainer Bruedeler, aseguró que no cree que España y Portugal recurran a las ayudas de la Unión Europea, aunque insistió en la necesidad de que ambos avancen en sus reformas estructurales. 'Aquellos que se adapten tendrán éxito', advirtió. También llegaron apoyos de EEUU. La subsecretaria del Tesoro, Lael Brainard, aseguró que su país apoya 'los esfuerzos' que está haciendo España 'para conseguir la consolidación fiscal y la búsqueda de políticas económicas que faciliten el crecimiento'. Brainard se reunió ayer con altos cargos del Gobierno español en Madrid como parte de su visita a España, Francia y Alemania para analizar los problemas económicos en Europa.

Pero que nadie lance las campanas al vuelo. 'Esta recuperación no es más que un rebote técnico. La realidad es igual de preocupante que era los días anteriores. Y la inestabilidad es máxima', advierte Covadonga Fernández, analista de renta variable de Self Bank. Si esto es así o no, se verá en la subasta de hoy de deuda pública española, en la que el Tesoro prevé colocar entre 1.750 y 2.750 millones en bonos a tres años.