Público
Público

La Bolsa española cae el 0,62 por ciento presionada por las pérdidas de los bancos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Bolsa española registró hoy el peor comportamiento entre las plazas europeas con una caída del 0,62 por ciento condicionada por las ventas en el mercado de deuda y el descenso de la banca.

Así, el principal indicador del mercado español, el IBEX 35, bajó 63,60 puntos, el 0,62 por ciento, hasta 10.121,90 puntos. En la semana sube el 1,07 por ciento, mientras que las pérdidas acumuladas en el año aumentan hasta el 15,23 por ciento.

En Europa, con el euro a 1,322 dólares, bajaron Milán, el 0,22 por ciento; el índice Euro Stoxx 50, el 0,04 por ciento, y París, el 0,02 por ciento. Subieron Fráncfort, el 0,6 por ciento, y Londres, el 0,09 por ciento.

La Bolsa española inició la última jornada de la semana con pequeñas ganancias que desaparecieron rápidamente por la caída de los bancos.

Además había noticias que no acompañaban, como la reducción del excedente comercial chino, el alza del 0,7 por ciento de los precios mayoristas en Alemania y la caída del 0,8 por ciento de la producción industrial el mes pasado.

A pesar de la ligera revalorización que registraba el crudo después de que la Agencia Internacional de la Energía (AIE) revisara al alza sus previsiones de consumo de petróleo, que luego refrendaría la OPEP, el mercado ahondó sus pérdidas y cayó hasta 10.100 puntos.

Sobre esta cota se mantuvo con la colaboración de la empresa de calificación de riesgos Mood'y, que amenazaba con bajar la puntuación de la deuda de la banca portuguesa, y con la decisión de China de aumentar el coeficiente de caja de la banca.

Antes de la apertura de Wall Street y mientras se conocía algún informe contrario a los bancos españoles -UBS decía que necesitaban reforzar su capital entre 70.000 y 120.000 millones de euros-, la bolsa española volvía a probar la cota de 10.100 puntos.

Mientras tanto se publicaba el alza del 1,3 por ciento de los precios de importación de EEUU el mes pasado y la caída del 13 por ciento del déficit comercial en este país en octubre.

Aunque Wall Street abría al alza y registraba pequeñas ganancias, y luego se conocía el aumento de la confianza de los consumidores estadounidenses en diciembre -índice de la Universidad de Michigan-, la bolsa española siguió con pérdidas, aunque las redujo al cierre.

De los grandes valores sólo subió Repsol, el 0,05 por ciento, mientras que Banco Santander cayó el 2,28 por ciento, el principal descenso del IBEX; BBVA, el 1,32 por ciento; Iberdrola, el 0,86 por ciento, y Telefónica, el 0,17 por ciento.

Después del Banco Santander, la lista de pérdidas del IBEX estuvo engrosada por otras tres entidades financieras: Banco Popular cayó el 2,18 por ciento; Banco Sabadell, el 1,99 por ciento, y Bankinter, el 1,57 por ciento, la misma caída que registró Grifols.

La acción que logró la mayor subida del IBEX y de la bolsa fue Gamesa, el 6,41 por ciento, seguida de Sacyr, que subió el 2,83 por ciento en la jornada en que inició una ampliación de capital, mientras que Acerinox avanzó el 2,32 por ciento, y Criteria, el 1,6 por ciento.

En el mercado continuo destacó la caída del 5,26 por ciento de La Seda de Barcelona, en tanto que después de los derechos de Sacyr, que ganaron el 142,86 por ciento, y de Gamesa, la mayor subida del mercado nacional correspondió a Testa Inmobiliaria, con un alza del 6,12 por ciento.

Poco antes del cierre del mercado de deuda la rentabilidad del bono español a diez años subía trece centésimas, hasta el 5,35 por ciento, mientras que el efectivo negociado en bolsa se situó en 2.137 millones, de los que algo más 400 millones los intermediaron inversores institucionales.