Público
Público

La bolsa española pierde el nivel de 8.600 puntos con una caída del 2,7%

La posibilidad de que se retrase la cumbre europea y el retroceso de las plazas internacionales incrementa las pérdidas de la bolsa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La bolsa española bajó hoy el 2,73% arrastrada por el sector financiero y el descenso de las plazas internacioales por el temor a que se retrase la cumbre europea prevista para este fin de semana y a que no se amplíe el fondo de rescate europeo. Así, el índice de referencia de la bolsa española, el IBEX 35, cayó 241,30 puntos, el 2,73%, la undécima mayor caída del año, hasta 8.608,20 puntos, nivel desconocido desde hace quince días. Las pérdidas anuales aumentan hasta el 12,69%.

En Europa, con el euro a 1,368 dólares, las principales plazas bajaron: Milán, el 3,78%; el índice Euro Stoxx 50, el 2,5%; Fráncfort, el 2,49%; París, el 2,32%, y Londres, el 1,21%. La caída del 0,6% de Wall Street el miércoles, después de que el informe de coyuntura del banco central estadounidense reconociera la debilidad del crecimiento de su economía, incidió en la apertura a la baja de la bolsa española, que perdía más del 1% y descendía hasta 8.700 puntos.

Además, el mercado bajaba por las 'diferencias' existentes entre Francia y Alemania respecto al papel del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, y por las consecuencias de la rebaja de la deuda española por la agencia de medición de riesgos Moody's, trasladada ahora a bancos y comunidades autónomas. Algunas informaciones servían para recortar las pérdidas, como las relativas a que el fondo de rescate europeo podrá comprar bonos, o el alza del 0,6% de las ventas minoristas en el Reino Unido en septiembre o la resolución de la subasta de deuda en España.

Del sector tecnológico llegaban los buenos resultados de Ericsson y Nokia y la bolsa se acercaba al nivel de 8.800 puntos, que superaría antes de la apertura de Wall Street. El euro avanzaba hasta 1,38 dólares. Antes se conocía que el Gobierno alemán rebajaba ocho décimas la previsión del PIB de 2012, hasta el 1%, pero aumentaba en tres las expectativas de crecimiento para este ejercicio, hasta el 2,9%.

El descenso de las solicitudes semanales de subsidios de desempleo estadounidenses, de 409.000 a 403.000, sostenía a la bolsa sobre la cota de 8.800, que perdería después de que se conociera la noticia, luego desmentida, del retraso de la cumbre europea.

Aunque Wall Street abrió con pequeñas ganancias, la bolsa española incrementaba sus pérdidas. Tras la muerte de Gadafi, el petróleo Brent avanzaba hasta 110 dólares. La caída del 3% de las casas de segunda mano en los EEUU contrastaba con el aumento de la actividad industrial en la costa este estadounidense -índice de la FED de Filadelfia- o el avance del 0,2% de los indicadores adelantados, que no impedían que se acrecentara la caída.

Una hora antes del cierre se incrementaron las pérdidas y el mercado nacional, que mañana asistirá al vencimiento de derivados, perdía el nivel de 8.700 y 8.600 puntos, aunque este último lo recuperaría al concluir la sesión, momento en el que el crudo bajaba a 108 dólares. Todos los grandes valores perdieron BBVA, el 4,93%, la segunda mayor caída del IBEX; Banco Santander, el 4,8%, el cuarto principal descenso de este índice; Iberdrola, el 3,35%; Telefónica, el 2,85%, y Repsol, el 1,02%.

La aseguradora Mapfre lideró las pérdidas del IBEX con un retroceso del 5,76%, seguida de BBVA, de OHL, que cedió el 4,93%, y del Banco Santander, en tanto que Banco Popular bajó el 4,77%; Gamesa, el 4,65%, y FCC, el 4,05%. Sólo dos compañías del IBEX subieron: Inditex, el 2,17%, y Ebro Foods, el 0,32%. Bankia registró la menor caída, el 0,82%.

En el mercado continuo destacó la bajada del 7,58% de Nicolás Correa, mientras que el primer puesto de las diez empresas que acabaron con ganancias recayó en Natracéutical, el 3,28%. Antes del cierre del mercado de la deuda, el interés de esta a diez años subía trece centésimas y se situaba en el 5,51%, mientras que la prima de riesgo aumentaba a 350 puntos básicos. El efectivo negociado se situó en 3.574 millones de euros, de los que algo más de 1.400 fueron intermediados por inversores institucionales.