Público
Público

La bomba que no explotó en Málaga tenía dos kilos de amonal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El artefacto que la banda terrorista ETA colocó ayer en la autovía A-7 de Málaga y que pudo ser desactivado por los artificieros del Cuerpo Nacional de Policía antes de que explotara contenía unos dos kilos de amonal, según han informado hoy a Efe fuentes de la investigación.

Los primeros indicios apuntan a que el amonal es el explosivo que utilizaron los terroristas en este artefacto, que es similar a los otros dos que explotaron momentos antes en la playa de Guadalmar de la capital malagueña y en el Puerto Deportivo de Benalmádena, aunque todavía no han concluido los estudios de los expertos.

La playa de Guadalmar y las del resto de la capital han recuperado hoy la normalidad tras las explosiones y han sido muchas las personas que se han acercado a las mismas para disfrutar del sol y del mar.

Algunos bañistas han asegurado a Efe que no tienen miedo y que los terroristas no van a conseguir su propósito de asustarles.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha asegurado en Málaga que ETA "no va a conseguir absolutamente nada", sólo la repulsa a sus fines y objetivos.

Ha señalado que la banda terrorista se ha puesto como objetivo "no dejar comer ni vivir a Andalucía", para perjudicarla económicamente y "evitar que muchos españoles de bien que están disfrutando de su descanso merecido" puedan hacerlo.

En relación al perjuicio económico que pudieran ocasionar estos atentados, la Junta de Andalucía ha querido minimizarlos y tanto su vicepresidente primero, Gaspar Zarrías, como su consejero de Turismo, Luciano Alonso, han destacado la "serenidad" del sector turístico.

Los empresarios confían en que estos incidentes tengan una incidencia "mínima, por no decir nula" en la evolución del turismo en Andalucía, mientras que los agentes de viajes también han trasladado un mensaje de tranquilidad y han señalado que no se ha observado una incidencia importante en el sector turístico de la Costa del Sol.

El Patronato de Turismo de esta comarca ha insistido en que las bombas no dañarán a este sector y ha señalado que éstas quedan reducidas a "meras anécdotas", por lo que ha pedido unión en la sociedad para acabar "con este tipo de situaciones".

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre (PP), ha hecho un llamamiento para que todos los ciudadanos piensen ahora en divertirse y pasarlo bien en la Feria de Agosto y que se acoja a los visitantes "con la sonrisa y amabilidad de la que Málaga siempre ha hecho gala".

El coordinador provincial de IU, José Antonio Castro, ha solicitado la creación de un grupo especial antiterrorista en Andalucía, como los que existen en Madrid y el País Vasco.

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) ha condenado la colocación de estas bombas y ha opinado que ETA podría tener activos varios comandos con posibilidad de atentar en las playas de Cantabria y de Andalucía.

Ayer por la mañana, una llamada en nombre de ETA al Cuerpo de Bomberos alertó de la colocación de tres artefactos: uno en la playa de Guadalmar -en la capital- otro en el Puerto Deportivo de Benalmádena y el tercero en el kilómetro 232 de la autovía A-7.

Tras esta llamada, las Fuerzas de Seguridad establecieron un dispositivo de alerta para evacuar a las personas que se encontraban en estas zonas y localizar el artefacto que estaba en la autovía.

La primera de las bombas explotó sobre las 13.00 horas en la playa de Guadalmar, ya sin bañistas, y la segunda, dos horas después, en el interior del recinto deportivo de Puerto Marina, en Benalmádena.