Público
Público

Los bomberos intentan atajar el fuego de Córcega, que ha quemado 6.000 hectáreas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los bomberos trataban hoy de aprovechar las condiciones meteorológicas más favorables para controlar uno de los incendios que seguía progresando en el sur de Córcega, donde desde el jueves han ardido unas 6.000 hectáreas.

"Tenemos hoy una meteorología mucho más favorable", dijo el responsable de los bomberos en Córcega del Sur, Pierre Salinesi, que explicó que el objetivo es cercar la totalidad del incendio que ha afectado en particular al municipio de Aullène y que desde ayer venía causando "múltiples problemas porque los focos están cerca del pueblo".

Salinesi explicó en la emisora de radio "France Info" que "esta mañana la situación mejora" y lo que se pretende "es cerrar la cabeza de incendio que se propaga hacia un puerto" con helicópteros, con el personal en tierra y con hidroaviones.

"Tenemos que detener la progresión de este fuego con una meteorología que es favorable" porque a partir de mañana se espera que el viento vuelva a soplar, como había ocurrido en los últimos días, subrayó el capitán de bomberos.

Desde el jueves las llamas habían estado avanzando sin control y llegaron a amenazar el entorno inmediato del pueblo de Aullène, un área devastada en la que han quedado calcinadas unas 3.500 hectáreas de bosque y monte bajo.

Los otros dos incendios de entidad registrados también al sur de Córcega se encontraban desde ayer bajo control, aunque en las últimas horas se han declarado nuevos focos en la carretera de Sartène, lo que induce a pensar que se trata de actos de pirómanos.

Precisamente, tres presuntos pirómanos han sido detenidos en Córcega desde el viernes a partir de denuncias anónimas a la Gendarmería, que se suman a otros tres en los días precedentes.

Once de los doce hidroaviones Canadair de que dispone Francia para la lucha contra el fuego han estado trabajando en la isla mediterránea, sobre todo desde que quedó cercado otro incendio que el miércoles y el jueves quemó 1.100 hectáreas en las afueras de Marsella.

Un suboficial de la Legión ha sido procesado como responsable de ese fuego de Marsella, originado por unas prácticas de tiro con una munición prohibida.