Publicado: 18.12.2013 14:09 |Actualizado: 18.12.2013 14:09

Botella suspende en su casting a una cantante profesional que contrató para las Fiestas de San Isidro

La Asociación de Músicos denuncia "la farsa" de las pruebas y saca a la luz algunos casos flagrantes de músicos que no han recibido la autorización del jurado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Ayuntamiento de Madrid ha publicado esta mañana la lista con los nombres de los músicos que han pasado la "prueba de idoneidad" ideada por el consistorio. Las críticas han sido casi instantáneas. Los primeros casos de músicos cualificados que no han sido autorizados han salido a la luz en las redes sociales en cuestión de minutos: una profesora de canto, una pianista con certificado de grado medio y el caso más flagrante: una cantante profesional que el mismo ayuntamiento contrató para sus fiestas para actuar ante un público de 5.000 personas en la Plaza Mayor.

Uno de los coordinadores de la Asociación de Músicos de Madrid (AMM), Scott Abraham Singer, ha recopilado en su grupo de Facebook algunos de los casos más flagrantes y ha calificado las pruebas de "farsa y sin sentido", ya que se han realizado, asegura, "sin ningún criterio aparente". "Nuestra Asociación no ha tenido tiempo de escrutar exhaustivamente las listas de aprobados pero todo indica que Ana Botella y su cómplice David Erguido, van a ser el Grinch que robó la música de las calles de Madrid", explica en su comunicado. "Botella y su cómplice David Erguido van a ser el Grinch que robó la música de las calles de Madrid"

Singer considera que ha habido "una falta flagrante de objetividad en los jurados, cuyos miembros se negaron a identificarse ni a explicar con qué criterio habían sido escogidos para juzgar a los demás. Además la composición de los miembros del jurado cambió cada día".  El coordinador de la Asociación de Músicos ha denunciado que "inexplicablemente Ana Botella y David Erguido han suspendido a una profesora de canto, a un pianista con certificado de grado medio que interpretó una pieza de Erik Satie, y en el caso más chirriante y llamativo, suspendieron a una cantante que había sido contratada por el mismo ayuntamiento para inaugurar las Fiestas de San Isidro ante 5.000 personas en la Plaza Mayor de Madrid el pasado 12 de mayo de este año, cobrando, debo añadir, un buen caché profesional".

Jaime Echagüe, saxofonista, hizo la prueba con Gloria, la pianista que mencionaba en su comunicado Singer. Echagüe explica a 'Público' que hicieron la prueba y que el ambiente fue cordial. Se presentaron al jurado y allí interpretaron dos temas: una composición de la banda sonora de Amelie y otra del compositor y pianista francés Erik Satie. Echagüe atribuyó en un primer momento la decisión al uso de un amplificador para el piano, uno de los aspectos que no había quedado claro durante el proceso si finalmente se permitiría. "Me dijeron que del ampli no sabían nada", aclara.  Posteriormente vio como otros grupos que emplearon amplificador sí que habían superado la prueba y descartó este factor. Sin embargo, el joven músico sigue sin saber qué criterio es el que ha empleado el jurado para no darles el visto bueno: "La pianista tiene el grado medio de piano y magisterio musical y yo tengo un año de escuela popular de Majadahonda y cinco con un profesor particular", denuncia. "Yo creo que por la calidad musical no es porque damos el mínimo, no sé que criterios han seguido", comenta resignado.La Asociación de Músicos denuncia que el jurado fue diferente cada día

Jaime explica que salieron contentos con la actuación y que a los jueces "parecía que les gustaba". Tanto Jaime como Gloria habían actuado anteriormente en la calle y en el metro. "Ha sido una farsa, algo desordenado porque además la normativa de ruido de medioambiente de Madrid es un problema ya que prohíbe la amplificación y la percusión sin límite de decibelios", critica.

Alejandra Barella es otra cantante profesional que no ha superado las pruebas. Pese a que no actúa en la calle, quería tener la posibilidad de hacerlo si lo deseaba y con esa idea se presentó al casting, en el que cantó un tema de Bjork, Joga. Con la convicción y la confianza de un músico con su currículum: 20 años cantando, 10 dando clases, profesora de voz, formó parte del musical Forever King of Pop, tributo a Michael Jackson y ha realizado castings para espectáculos. Para más inri, en 1997 ganó el trofeo Rock Villa de Madrid a la mejor intérprete. "Para mí era como algo que cumplimentar donde no corría el riesgo de ser suspendida, pero no por cuestión de ego, sino porque el objetivo era hacer una criba entre los que son músicos de los que no, por la mendicidad encubierta. No pensaba para nada que podía llegar a ser suspendida", explica Barella.

La cantante quedó desonrientada por el hecho de no saber quién componía el jurado ni los criterios. Alejandra no entiende cómo los jueces, teniendo a su disposición su currículum y su experiencia profesional en el sector, ni siquiera preguntara en caso de duda. "Considero la prueba incompleta para poder llegar a saber lo que quieren saber. Hola y adiós nada más entre tu puesta en escena me parece poco", comenta. Pensando en que la injusticia de su caso haya podido repetirse, Barella apunta que, aunque para ella era importante, no se juega tanto en comparación con otros, "que viven de tocar en la calle", explica.