Público
Público

Bradley Smith es profeta en su tierra, a pesar de la exhibición de los españoles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El británico Bradley Smith (Aprilia) consiguió ser "profeta en su tierra" al conseguir el mejor tiempo en los últimos instantes de los entrenamientos oficiales de 125 c.c. para el Gran Premio de Gran Bretaña, en los que los pilotos españoles protagonizaron una exhibición espectacular de pilotaje.

Smith supo aprovechar el conocimiento que tiene de esta pista para lograr la mejor clasificación de entrenamientos a pesar de los intentos de sus propios compañeros de escudería, los españoles Sergui Gadea y Julián Simón, por doblegarlo.

Simón no comenzó demasiado bien sus entrenamientos pues prácticamente al principio de los mismos protagonizó una caída muy "tonta" que le hizo regresar corriendo a su box y esperar a que reparasen su moto, que afortunadamente no sufrió muchos daños, para volver a salir a la pista cuando todavía quedaban 25 minutos reales para realizar pruebas y conseguir un buen tiempo.

El hecho de disponer de una sola moto condicionó las prestaciones del piloto de Villacañas, quien por momentos se desesperó, aunque al final acabó enmendado bastante la situación para su equipo y también en la tabla de tiempos que establece la formación de salida de la prueba del octavo de litro en Gran Bretaña.

Durante los minutos iniciales quien llevó la iniciativa en la clasificación provisional fue otro español, Pol Espargaró, quien probó en su Derbi dos tipos distintos de medida en el neumático trasero, pero optó por emplear el más pequeño, cuando su compañero de escudería, Joan Olivé, opta por el otro.

Espargaró fue el primer líder con un registro de 1:38.503, a más de dos segundos de la mejor "pole position" de la categoría, en poder de Álvaro Bautista desde hace dos años y poco después bajó a 1:38.117, incluso con una salida de pista a final de recta en la que supo evitar eficazmente la caída.

Desde ese momento prácticamente se abrieron las hostilidades, puesto que al mejor tiempo de Pol Espargaró le sucedió el de Bradley Smith, pero todavía habrían de bajar mucho los tiempos hasta acercarse peligrosamente al récord hace dos años de Bautista.

La lucha era tan estrecha y competida que por momentos apenas ocho décimas de segundo separaban a los doce primeros clasificados, toda una referencia de la igualdad existente en la cilindrada.

Tras una serie de pruebas, Simón entró a realizar una serie de modificaciones para conseguir un rendimiento mejor y, de paso, modificar la posición de su semimanillar izquierdo, alterado en la caída.

A sólo seis minutos del final Marc Márquez (KTM) logró situarse primero, como ya lo hiciese en la presente temporada en Francia, pero le duró poco su puesto, pues Joan Olivé se puso al frente de la tabla de tiempos y a éste se lo quitó poco después Bradley Smith.

Márquez recuperó la primera posición a tres minutos del final, pero todavía había algunos minutos de juego efectivo y el británico quiso hacer gala de su patriotismo en "casa" para hacerse con la "pole position".

Como Smith, Sergio Gadea llegó a marcar varios parciales en pole, pero en el último una serie de pilotos rezagados le acabaron relegando a la cuarta plaza, justo por delante de Olivé.

Nicolás Terol (Aprilia), también por momentos con registros de "pole" acabó clasificado sexto, justo por delante de Pol Espargaró y con Esteve Rabat (Aprilia), noveno, y Efrén Vázquez con la tercera Derbi del equipo Bainet en la decimosexta posición.