Público
Público

Bush está dispuesto a corregir con "Gustav" los errores del "Katrina"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El huracán "Gustav", que ha puesto en alerta a toda la región de la costa del Golfo de México e impactó hoy en Luisiana, puede dar al presidente George W. Bush la oportunidad de corregir los graves errores cometidos con "Katrina".

La reacción de Bush ante la llegada de "Gustav" a la costa del Golfo de México ha sido muy diferente a la que tuvo en el fatídico verano de hace tres años cuando el día del impacto del "Katrina", el 29 de agosto, celebró con John McCain el 69 cumpleaños del hoy candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos.

Eso sí, sobrevoló la devastada ciudad de Nueva Orleans (Luisiana) y los estados afectados por "Katrina", pero no pisó la región hasta cuatro días después de que el catastrófico huracán tocase tierra, lo que los estadounidenses y, sobre todo los directamente afectados, no le han perdonado nunca.

Quizá Bush no logre borrar de la memoria de la gente lo que pasó en el verano de 2005, pero ahora con "Gustav" está dispuesto a corregir sus errores de entonces y de reaccionar a tiempo.

Bush está decidido a hacer lo correcto esta vez. Desde que se dispararon las alertas sobre "Gustav", Bush ha observado de cerca su evolución y ha estado prácticamente a diario en contacto con las autoridades para conocer no solo el trayecto del huracán, sino los preparativos de emergencia en los estados afectados.

Ante las inquietantes previsiones meteorológicas, que calculaban a mediados de la semana pasada que "Gustav" iba a tocar tierra el lunes por la tarde o el martes por la mañana, Bush prefirió curarse en salud y el viernes mismo declaró el estado de emergencia en Luisiana y Texas, y el sábado hizo lo mismo con Texas y Alabama.

La medida liberó fondos federales para apoyar a los estados en sus preparativos de emergencia.

Además, facilitó la coordinación entre las autoridades estatales y locales con la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA) y el Departamento de Seguridad Nacional, cuyas autoridades viajaron de inmediato a la región para supervisar los planes de respuesta y de evacuación.

Las autoridades movilizaron pronto a todas las agencias federales, estatales y locales y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército, la Guardia Nacional y militares se apostaron en toda la región del Golfo de México.

El director de la FEMA, David Paulison, afirmó hoy que ha habido una "cooperación sin precedentes" entre las agencias federales, el Departamento de Defensa, el sector privado y Cruz Roja.

También la evacuación ha ido mejor en esta ocasión. "Esto ha sido uno de las más exitosas y mejor coordinadas evacuaciones que he visto jamás", dijo Paulison.

La emergencia obligó a almacenar comida, agua, mantas y otras materias de primera necesidad para poder abastecer a un millón de personas durante varios días.

Dos millones de personas fueron evacuados de Luisiana y un gran dispositivo de transporte ha sido organizado para ayudar a aquellas personas que no podían o no tenían coche a abandonar sus ciudades.

Bush se ha querido asegurar esta vez que no faltaban recursos ni medios para reaccionar a "Gustav" y la posterior recuperación.

Pese a algunos problemas que surgieron en los preparativos, sobre todo la evidencia de que los diques que no aguantaron a "Katrina", aunque son ahora mejores y más fuertes, siguen teniendo deficiencias, el Gobierno ha salido pronto a elogiar los planes de emergencia.

Entre todos los frenéticos preparativos para enfrentar el huracán, pronto surgió el rumor de que Bush estaba sopesando no asistir a la Convención Republicana en Mineápolis-St.Paul (Minesota) para mantenerse informado acerca de la evolución de "Gustav".

El domingo finalmente, el presidente tomó la decisión de no acudir a Convención de su partido y viajar a Austin y San Antonio (Texas) para estar cerca de la zona de impacto del huracán.

En su primera parada en el Centro de Operaciones de Emergencias en Austin, Bush, dijo que "ha sido una gran evacuación".

Si bien de momento tampoco ha viajado a Nueva Orleans, sí ha prometido desde el principio visitar Luisiana "cuando las circunstancias lo permitan".