Público
Público

La búsqueda del marinero desaparecido sigue mañana tras otra jornada sin resultados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La búsqueda de Sergio Romay, el marinero de 26 años desaparecido el pasado 5 de octubre después de que el pesquero "Tabar", en el que trabajaba, se hundiera al ser abordado por un mercante en las proximidades del puerto de A Coruña, proseguirá mañana tras otra jornada de rastreo de la zona sin resultados.

Fuentes de Salvamento Marítimo han informado a EFE de que durante la jornada han participado en las labores de búsqueda la embarcación de intervención rápida "Salvamar Mirfak", desde la zona del hundimiento hasta Cabo Prioriño, y el helicóptero "Helimer 210", mientras que por tierra están desplegados efectivos de Protección Civil.

Por la tarde, se ha movilizará el buque de Salvamento Marítimo "Sar Gavia", la embarcación de Cruz Roja Española "Bianca" y el buque de la Xunta de Galicia "Irmáns García Nodal".

Salvamento Marítimo procedió ayer a reflotar el pesquero, de 11 metros de eslora, y por la noche fue trasladado al muelle del Centenario del puerto coruñés.

Un remolcador de casi 50 metros de eslora izó el pesquero hundido con una grúa y lo acercó a puerto, donde fue necesario una grúa de mayores dimensiones, de las utilizadas en las operaciones portuarias, para sacarlo del agua y depositarlo en un 'cama' de madera construida para albergar el barco siniestrado.

El suceso se produjo a las 22:15 horas del pasado 5 de octubre, cuando el mercante de bandera de Malta "Estesky", de 88 metros de eslora, abordó el pesquero, con base en el puerto coruñés de Malpica, por causas que todavía se desconoce a unos 400 metros al norte del dique de abrigo Barrié de la Maza de A Coruña.

En esos momentos la visibilidad era muy limitada debido a la densa niebla que registraba la zona, lo que pudo ser una de las causas del siniestro que provocó el hundimiento del "Tabar", con cuatro marineros a bordo.

Dos de ellos, José Blanco y Efrain C.C, fueron dados de alta al día siguiente ya que sólo presentaban contusiones leves y síntomas de hipotermia, mientras que el patrón de la embarcación y padre del desaparecido, Pedro Ángel Romay, fue ingresado en el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña.