Público
Público

Cae el Gobierno de la República checa

La presidencia de la UE queda en el aire tras desmoronarse la frágil coalición de centro-derecha

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por un solo voto, el país que ostenta la presidencia de la Unión Europea se quedó sin Gobierno. El primer ministro de la República Checa, Mirek Topolánek, perdió ayer la moción de censura contra la coalición de centro-derecha de tres partidos que, en minoría, permanecía en el poder desde 2007.

La derrota del primer ministro, que ostenta la presidencia rotativa de la UE durante el primer semestre del año, fue propiciada por cuatro diputados rebeldes de su propia coalición, que votaron con el Partido Socialista y los comunistas. El voto causó sorpresa porque sólo uno de los cuatro diputados había anunciado su apoyo a la moción de censura promovida por socialistas y comunistas.

Asunto interno

Los Veintisiete optaron ayer por la prudencia para comentar con la boca pequeña "un asunto interno", en palabras de un portavoz español, que confió en que Praga no desatienda la responsabilidad de defender la posición de la UE en cumbres de gran calado, como la del G-20 que se celebrará la semana que viene en Londres, y a la que Topolánek está invitado como presidente de turno de la Unión.

Sólo unos días después de la reunión del G-20, Praga se convertirá en escenario para la acogida del nuevo presidente de EEUU, Barack Obama, en una cumbre UE-EEUU para tratar las relaciones transatlánticas.

Sin embargo, la situación interna del Gobierno de Topolánek, que aseguró que cumplirá "con los deberes constitucionales" que incluyen la presentación de su renuncia, amenazan con diluir su legitimidad al frente de los Veintisiete, que cada semana celebran reuniones a nivel ministerial y de embajadores.

"Creo que nuestro poder de negociación se puede ver complicado", aseguró el primer ministro, que hasta ahora se ha enfrentado a la crisis económica y al conflicto entre Rusia y Ucrania que dejó sin gas a medio continente en enero.

En un comunicado, la Comisión Europea aseguró que tiene "confianza plena en que la ley constitucional permitirá a la República Checa seguir dirigiendo la presidencia del Consejo de manera tan efectiva como hasta ahora".

"Merecida derrota"

El líder de la oposición, el socialista, Jiri Paroubek, aseguró que "Topolánek ha recibido lo que se merecía", pero que el Gobierno actual "puede continuar durante algún tiempo para cumplir con la parte sustancial de la presidencia checa de la UE", que terminará en junio.

El propio presidente del país, Vaclav Klaus, reconocido euroescéptico y enemigo interno de Topolánek en el Partido Democrático Cívico (ODS), aseguró que cumplirá "los tiempos", que incluyen meses de margen para la composición de otro Gobierno o la llamada a las urnas.