Público
Público

Caixa Girona, Manlleu, Sabadell y Terrassa pedirán ayuda al FROB

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los consejos de administración de Caixa Girona, Caixa Manlleu, Caixa Sabadell y Caixa Terrassa han aprobado un plan de integración que presentarán próximamente al Banco de España y que contempla la solicitud de 500 millones de euros al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

En el plan de integración se concreta la denominación social de la nueva entidad, que será Caixa de Ahorros Unió de Caixes de Girona, Manlleu, Sabadell y Terrassa, y se propone que la sede social esté en Barcelona.

La entidad resultante de la fusión estará entre las diez primeras cajas españolas por activos, con un balance próximo a los 34.500 millones de euros y con 750 oficinas y 4.000 empleados, según el comunicado conjunto de las entidades.

En la actualidad, hay otros dos procesos de fusión en marcha en Cataluña en los que también se han solicitado ayudas al FROB.

Caixa Catalunya, Caixa Tarragona y Caixa Manresa aprobaron el viernes pasado su respectivo plan de integración de la que nacerá la cuarta española con activos consolidados por importe de 81.606 millones de euros.

Estas cajas dijeron en su comunicado que está previsto que el FROB suscriba participaciones preferentes de la nueva entidad por 1.315 millones de euros.

Además, Caixa Penedès y Caixa Laietana anunciaron el jueves que sus consejos firmarán su fusión el próximo 22 de diciembre y que tienen previsto pedir recursos de entre 400 y 600 millones al FROB.

La nueva sociedad resultante de la fusión entre estas dos entidades nacerá con unos activos conjuntos cercanos a los 33.000 millones de euros, con más de un millón y medio de clientes y recursos propios superiores a los 3.000 millones de euros.

El Gobierno creó el FROB en junio pasado con el objetivo de contribuir a mejorar la solvencia de las entidades financieras y sus planteamientos para integraciones incluyen ayudas públicas que las entidades deben devolver posteriormente con sus intereses respetivos.

Aproximadamente la mitad de las 45 cajas de ahorros españolas se encuentran ahora mismo en distintas fases de sus procesos de fusión para afrontar la caída de la actividad bancaria y el deterioro de la calidad crediticia.