Público
Público

Caja Madrid y Bancaja buscan crear la primera caja de España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Caja Madrid y Bancaja anunciaron el jueves negociaciones para crear la primera caja de ahorros española con activos superiores a los 335.000 millones de euros al sumarse la caja valenciana al proyecto de fusión fría que lideraba la entidad madrileña con otras cinco entidades.

Las dos cajas confirmaron en sendos comunicados que habían convocado para esta tarde la celebración de sus respectivos consejos, que tienen que dar su visto bueno a la operación, para conocer el desarrollo del proceso iniciado para la posible formación de un sistema institucional de protección entre ambas cajas (SIP), y también con otras cinco entidades.

El modelo SIP permite a las cajas que se integran mantener sus órganos de gobierno respectivos y algunos de sus compromisos históricos como la obra social en su respectiva comunidad.

Caja Madrid, con activos de 191.146 millones de euros, ya se encuentra ahora mismo negociando una fusión a través de una SIP con Caja Ávila, Caja Segovia, Caja Rioja, Caixa Laietana y Caja Insular de Canarias, que suman activos conjuntos superiores a los 225.000 millones.

Bancaja aportaría otros 109.785 millones de euros en activos y permitiría la creación del primer grupo de cajas de España, con unos activos cercanos a los 335.000 millones de euros.

De esta forma, La Caixa que está negociando la fusión de Caixa Girona se quedaría en segundo lugar con 280.000 millones de euros.

"Esta nueva Caja Madrid-Bancaja se convierte en la caja más grande de todas las españolas, por delante de La Caixa, además no tiene prácticamente sucursales coincidentes, con lo cual los empleos se mantendrán y yo creo que es algo muy positivo en este momento", dijo el jueves la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.

La Caixa, que está negociando la fusión con Caixa Girona, se quedaría como segunda caja española con 280.000 millones de euros en activos.

Con la alternativa de la SIP, las cajas evitan también contrariar a los poderes políticos de las respectivas comunidades autónomas, que son los que han obstaculizado algunas de las fusiones interregionales plenas, al disponer los gobiernos autonómicos del derecho de veto.

En la actualidad, las cajas de ahorros españolas se encuentran inmersas en un proceso de consolidación para hacer frente al deterioro de las condiciones económicas y a la caída del negocio bancario.

Desde que el Banco de España decidiera el pasado 22 de mayo intervenir la deficitaria CajaSur se ha acelerado el proceso de concentración tanto mediante fusiones virtuales como con absorciones recurriendo al Fondo de Reordenación Bancaria (FROB), cuya fecha límite teórica es el 30 de junio.

Además, el reciente anuncio del Banco de España de que podría aumentar los requerimientos de provisiones bancarias por insolvencias y valoración de los numerosos activos inmobiliarios que se ha visto obligado a absorber el sector está también, según los expertos, detrás del proceso de concentración que vive un sector que necesita sanear sus balances.

Las 45 cajas de ahorros españolas existentes podrían quedar en una quincena tras los últimos procesos de fusión, entre los que también se incluye el anunciado el jueves pasado en el área del arco mediterráneo liderado por Caja Murcia

LA FUSIÓN PERMITIRÍA A CAJA MADRID ACUDIR AL FROB

La integración de Bancaja en Caja Madrid permitiría a la entidad madrileña o a la entidad resultante solicitar ayudas al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

El FROB tiene establecido, al decidir sobre una solicitud de apoyo a un proceso de integración, que si la entidad más grande no eleva su activo más del 25 por ciento no puede acceder al fondo.

Caja Madrid sólo incrementaba sus activos en torno a un 20 por ciento con la incorporación de las otras cincos cajas.

La entidad madrileña tiene previsto solicitar hasta 3.000 millones de euros en ayudas al fondo, explicó a principios de junio una fuente a Reuters.