Público
Público

Las Cajas Rurales trabajan para cerrar 2 grandes SIPs, que se unificarán en meses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las 72 cajas rurales pertenecientes al Grupo Caja Rural trabajan en la senda de constituir una "macro" alianza en las próximas semanas, motivo por el que se están ultimado actualmente dos grandes Sistemas Institucionales de Protección (SIPs), que posteriormente convergerían en uno, como quiere el Banco de España.

Así lo aseguraron a EFE fuentes financieras, que destacaron que el primero de estos SIP es el liderado por Ruralcaja y su Grupo Cooperativo Cajas Rurales del Mediterráneo (CRM), que junto a la Caja Rural de Navarra, la del Sur, la de Granada y otras 18 provinciales, que en total representan el 82% de los activos del Grupo Caja Rural.

Además, este proyecto, en el que en primera instancia se incluyen 34 cajas rurales, es el que más posibilidades tiene para que a él se unan otras que todavía no se han decidido por una de las dos alternativas, mientras que desde la Rural de Granada ya se ha señalado que esta iniciativa no solicitará recursos al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

El segundo proyecto está conformado por otras 28 cooperativas de crédito de esta asociación y que -lideradas por la caja rural de Toledo, la quinta entidad por tamaño del Grupo, la rural de Canarias y la de Ciudad Real, entre otras- representan casi el 10% de los activos de esta organización.

La formación de la CRM, liderada por Ruralcaja y cuya constitución se formalizará mañana en Valencia, se inició a mediados de abril y logró el visto bueno de las respectivas asambleas de las Cajas Rurales de Torrent, Crédit Valencia, Altea, Burriana, Callosa d'En Sarrià, Nules, Alqueries, Cheste, Alginet, Vilavella, Almenara, Xilxes y Vilafamés.

Así, este verano quedarán constituidos los dos grandes SIPs y el Banco de España ha solicitado a ambos proyectos que cierren una gran alianza que aúne a los dos, según explicaron a EFE fuentes financieras.

Esta alianza estaría enmarcada en la fuerte colaboración existente entre estas cooperativas de crédito en los últimos 20 años e impulsada por el Banco de España. Desde el año 1986 las entidades del Grupo Caja Rural unen esfuerzos en cuestiones operativas, tecnológicas, así como en el desarrollo de nuevos productos y servicios, circunstancia que se intensificará aún más con los procesos en marcha.

Dentro del proceso de reestructuración que vive el sector financiero, estas entidades, a petición del organismo que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez, se están esmerando en seguir desarrollando su operativa como funciona en los países más desarrollados en banca cooperativa, siguiendo el llamado "modelo alemán".

Las mismas fuentes subrayaron que existen "dos tipos muy diferentes de los mal llamados SIP's"; los de "sentido estricto" conforme a la directiva europea, y los "reforzados o fusiones frías".

Así, destacan que el modelo alemán implantado en el Grupo Caja Rural "no debería llamarse SIP reforzado, sino SIP en sentido estricto", ya que así se evitaría que se confundiese con otras alianzas presentes "en las llamadas fusiones frías".

Las mismas fuentes destacaron que el modelo que desarrolla el Grupo de coordinación entre cooperativas de crédito ha sido adoptado hace décadas sin obedecer a las dificultades financieras de alguna entidad, como si puede suceder en las actuales "fusiones frías" que se anuncian.

El volumen de activos del Grupo Caja Rural supera actualmente los 65.000 millones de euros, más de lo que representa, en el sector de las cajas de ahorros, IberCaja o el conformado por Caja Duero y Caja España, al tiempo que es superior al de bancos como Bankinter.

Las Cajas Rurales son cooperativas de crédito cuya tasa de morosidad se mantiene por debajo del 4 por ciento, mientras que la de las cajas de ahorro se situó al cierre del primer trimestre del año en el 5,35 y la de los bancos en el 5,21%, destacaron las mismas fuentes .

El Grupo Caja Rural, que supone actualmente el 4,2% del negocio financiero español, cerró 2009 con unos fondos propios superiores a los 5.600 millones de euros y con casi 3.640 oficinas -número sólo superado en España por La Caixa- y 13.400 empleados, logró un beneficio neto de casi 290 millones y mantuvo su ratio de morosidad en el 3,85%.