Público
Público

Calderón disfruta con la vuelta de Bargnani, Marc sufre la pesadilla de Camby

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El base español José Manuel Calderón sintió de inmediato el cambio en el rendimiento de los Raptors de Toronto con la vuelva del pívot italiano Andrea Bargnani y de nuevo la buena labor que realizó en la dirección del juego tuvo el premio del triunfo en la última jornada de la NBA.

Con Bargnani de líder encestador, Calderón fue el director perfecto en el juego de los Raptors, que vencieron a domicilio 96-99 a los Suns de Phoenix y rompieron una racha de ocho derrotas consecutivas.

Una vez más, la dirección del juego correspondió a Calderón, que hizo una gran labor de equipo al repartir 11 asistencias en los 33 minutos que disputó en la pista del US Airways Center, de Phoenix.

Calderón estuvo selectivo en los tiros a canasta y aportó seis puntos después de anotar 2 de 5, no hizo ningún intento de triple, y acertó 2 de 3 desde la línea de personal, capturó cuatro rebotes, recuperó un balón y lo perdió tres veces.

La labor de Calderón ayudó a los Raptors (5-13) a ganar por primera vez a los Suns en los últimos ocho años después de haber perdido 14 partidos consecutivos en los duelos con el equipo de Phoenix a los que no ganaban desde el 4 de febrero del 2004 para empatar la tercera racha perdedora más larga en la competición activa de la NBA contra el mismo rival.

Si Calderón volvió a disfrutar del triunfo, el pívot Marc Gasol volvió a la realidad de la derrota un día después de haber vivido la jornada más exitosa al recibir premio de Jugador de la Semana de la Conferencia Oeste y protagonizar remontada de 20 puntos de los Grizzlies de Memphis.

Sin embargo, después de haber ganado a domicilio a los Warriors de Golden State (90-91), los Grizzlies viajaron hasta Portland, donde, en el Rose Garden, se encontraron con el equipo local de los Trail Blazers en plenitud de forma y poder físico para caer derrotados por 97-84.

Gasol completó su peor partido en el juego bajo los aros en parte por la falta de energía que sufrió tras el cansancio acumulado del partido de la noche anterior y el viaje, pero también porque el veterano pívot Marcus Camby dio su mejor versión de la temporada y le ganó el duelo.

El pívot de Sant Boi disputó 35 minutos, aportó siete puntos y capturó cuatro rebotes, la marca más baja en lo que va de temporada, dentro de esa faceta del juego.

El hermano mediano de los Gasol anotó 2 de 7 tiros de campo y 3-4 desde la línea de personal, repartió tres asistencias no puso ningún tapón y perdió tres veces el balón.