Público
Público

La Cámara de representantes de EEUU rechaza el plan de rescate financiero patrocinado por Bush

A pesar de que la Casa Blanca anunció que contaba con los apoyos necesarios para dar luz verde al plan de rescate financiero, la Cámara de Representantes votó contra la medida provocando un tsunami en los mercados. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0


La Cámara de Representantes de los Estados Unidos ha rechazado el plan de rescate del sistema financiero elaborado por el equipo económico de George Bush en una tensa votación celebrada esta tarde. A pesar de que la Casa Blanca anunció poco antes de la votación que contaba con los votos necesarios para que se diera la luz verde al plan de rescate, la votación terminó con 228 votos en contra y 205 a favor.

El acuerdo previo alcanzado entre el gobierno y los líderes demócratas y los republicanos no sirvió para nada. Los congresistas estadounidenses no están tan sujetos a la disciplina de partido como pueda estarlo un diputado del parlamento español, por eso cada uno vota con plena libertad según sus propios criterios.

El rechazo al plan, que se produjo tanto entre las filas demócratas como en las republicanas, podría obligar a los representantes de los dos partidos a regresar a la mesa de negociaciones hasta lograr un nuevo plan que les permita eliminar todas sus reticencias.

De hecho, el presidente del Comité de Servicios Financieros de la Cámara Baja, Barney Frank, dijo tras la votación que evaluarán la 'reacción económica' antes de decidir sobre el siguiente paso legislativo.

La votación se produjo tras un largo e intenso debate entre los legisladores, muchos de los cuales pusieron en duda la eficacia del plan, y criticaron la falta de ayudas para las familias aquejadas por las ejecuciones hipotecarias.

Este rechazo suponer un duro golpe para el Gobierno de George W. Bush, quien había advertido que si no se aprobaba el paquete de rescate, ello tendría nefastas consecuencias para el resto de la economía estadounidense y para la economía global.

Tras conocerse la noticia, la Casa Blanca anunció que Bush se encuentra 'muy decepcionado' y que se reunirá con sus asesores económicos para determinar cuál será el próximo paso en un escenario inesperado. El presidente estadounidense también tiene previsto iniciar una ronda de contactos con los líderes parlamentarios de los dos grandes partidos. 

La idea de Bush es perseverar: 'Seguiremos adelante', dijo, e insistió en que 'atajaremos la situación económica de frente' para afrontar una crisis financiera que se presenta como la más grave desde la Gran Depresión de 1929.

La bolsa de Nueva York acogió con preocupación la noticia y perdió casi un 7%, en lo que ha sido la mayor caída de puntos de su historia (777). Es un batacazo histórico. No fue mejor en otra plazas: la bolsa de Sao Paulo (Brasil) suspendió temporalmente la cotización tras caer más de un 10%; al final cerró con un desplome del 9,36%. Las bolsas europeas, que cerraron antes de conocerse el resultado de la votación, perdieron entre un 4 y 5% en un lunes negro en el que la banca europea ofreció síntomas de debilidad: el número de entidades finacieras en dificultades va paulatinamente en aumento en el Viejo Continente.

El presidente de EEUU formulará una declaración sobre los esfuerzos que realiza su Gobierno para resolver la crisis financiera.

La Casa Blanca explicó en un comunicado que el presidente hablará a las 8.45 (12.45 GMT) sobre el plan de rescate de 700.000 millones de dólares para afrontar la crisis.

Poco antes, el secretario del Tesoro, Henry Paulson, había dicho que el Gobierno redoblará sus esfuerzos para conseguir la aprobación del plan.

Paulson añadió que es crucial conseguir la aprobación lo más pronto y que el Gobierno se ha comprometido con los líderes del Congreso para lograrlo.