Público
Público

Camboya y Tailandia pactan un alto el fuego tras luchas que causan 5 muertos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tailandia y Camboya acordaron hoy un alto al fuego en la zona fronteriza en disputa alrededor del templo de Preah Vihear para poner fin a unos enfrentamientos entre tropas de los dos países, los más graves desde abril de 2009, que desde el viernes han causado al menos 5 muertos.

El jefe de la zona militar tailandés, el teniente general Thawatchai Samutsakorn, y su homólogo camboyano, Chia Mon, acordaron el cese de las hostilidades a primera hora de la tarde, horas después de un último intercambio de disparos que causó la muerte de al menos un soldado tailandés e hirió a otros cuatro.

Según el portavoz del Ejército de Tailandia, el coronel Sansern Keowkhamnerd, ambos militares acordaron también que las dos partes no desplegarán más tropas en la zona y que cada mando supervisará las suyas para prevenir otros enfrentamientos.

Además del soldado tailandés muerto hoy, las autoridades tailandesas admitieron la muerte ayer de un civil, mientras que el portavoz del gobierno de Camboya, Phay Siphan, reconoció la muerte en el choque de ayer de dos soldados y un civil camboyanos.

Phay Siphan indicó, no obstante, que durante la refriega de hoy tropas camboyanas abatieron a trece soldados tailandeses, cifra que no ha sido admitida por Tailandia.

A consecuencia del intercambio de fuego de artillería varias casas ardieron y centenares de personas tuvieron que ser evacuadas a ambos lados de la frontera.

Tras el acuerdo de alto al fuego el gobernador de la provincia tailandesa de Surin, Serm Chainarong, dijo que el paso fronterizo de Chong Jom, cerrado desde ayer, volvía a estar abierto.

"Espero que la situación vuelva pronto a la normalidad", manifestó el viceprimer ministro tailandés, Suthep Tuagsuban.

"Deberíamos entre todos intentar reducir la confrontación en la frontera", añadió Suthep.

Ambos países se acusan por el inicio de las hostilidades.

Según Tailandia estas empezaron cuando las tropas de Camboya abrieron fuego de artillería, mientras que el Gobierno camboyano lo atribuyó a una incursión de soldados tailandeses que respondieron con fuego a discreción cuando fueron requeridos por los camboyanos a regresar al otro lado de la frontera.

El Ministro de Asuntos Exteriores camboyano, Hor Namhong, envió hoy una carta de protesta al Consejo de Seguridad de la ONU por la "flagrante agresión" de Tailandia en la que advirtió que la situación es "explosiva".

Mientras, el primer ministro de Tailandia, Abhisit Vejjajiva, declaró tras reunirse de urgencia con los jefes de seguridad que el choque ocurrió porque los soldados tailandeses deben proteger la soberanía del país.

Abhisit negó que Tailandia hubiera invadido territorio camboyano, tal como denuncia Phnom Penh, y pidió a los tailandeses que apoyen a las fuerzas armadas en su defensa de la soberanía nacional.

Los enfrentamientos empezaron unas horas después de que los ministros de Asuntos Exteriores de Camboya y Tailandia se reunieran en la localidad camboyana de Siem Reap para intentar prevenir un aumento de la tensión por la disputa territorial.

Los dos países reforzaron esta semana la seguridad en la zona tras un intercambio de críticas a raíz de que Tailandia pidiera la retirada de una bandera camboyana del templo adyacente de Keo Sikha Kirisvara, que según Bangkok se encuentra en la zona disputada.

Hor Namhong indicó tras la entrevista con su homólogo, que mantendrían la bandera porque el templo se encuentra en territorio camboyano.

Los combates coinciden con las movilizaciones en Bangkok de la Alianza del Pueblo para la Democracia, conocidos por "camisas amarillas", que exigen al gobierno tailandés mayor dureza con Camboya por la disputa territorial.

Uno de sus cabecillas, el ex general Chamlong Srimuang, calificó el enfrentamiento como un acto de agresión a la soberanía de Tailandia e hizo responsable al ejecutivo de Bangkok por no haber hecho caso de las demandas del grupo.

La presión sobre el gobierno tailandés aumentó después que a principios de semana un tribunal camboyano condenara a 8 y 6 años de cárcel a dos activistas del Frente Patriótico Tailandés, acusados de espionaje tras haber cruzado ilegalmente la frontera en otra zona en disputa el 29 de diciembre.

Camboya y Tailandia arrastran el conflicto fronterizo desde julio de 2008 cuando la UNESCO reconoció el templo jemer del siglo XI como Patrimonio de la Humanidad camboyano.

Tailandia admite que el templo se encuentra en territorio camboyano, tal como sentenció la corte internacional de la Haya en 1962, pero reclama una zona de 6,4 kilómetros cuadrados situada en los alrededores.

Los dos países firmaron en 2000 un memorándum de entendimiento para crear una comisión bilateral que se encarga de delimitar la frontera.

Jordi Calvet