Público
Público

Tras un cáncer de piel, lo mejor es la dieta reducida en grasa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Joene Hendry

Las personas que tuvieroncáncer de piel deberían reducir la cantidad de grasa queingieren para disminuir el riesgo de desarrollar un segundotumor cutáneo, concluyó un estudio realizado en Australia.

Los resultados asocian el alto consumo de grasa total conun aumento del riesgo de desarrollar un tipo de cáncer de pielllamado carcinoma de células escamosas en personas que yatuvieron un tumor de piel.

"Además de proteger a la piel del sol, las personas con uncáncer cutáneo previo harían bien en reducir el consumo totalde grasa", explicó a Reuters Health Torukiri I. Ibiebele, delInstituto de Investigación Médica de Queensland, en Herston.

Dos formas de cáncer cutáneo no melanoma, el carcinoma decélulas basales y el de células escamosas, concentran lamayoría de los tumores de piel y el tratamiento es sencillo sise identifican cuando recién aparecen.

El equipo de Ibiebele estudió la alimentación de 457hombres y de 600 mujeres de entre 25 y 75 años. Los autoresdeterminaron el consumo diario de grasas saturadas,monoinsaturadas y poliinsaturadas en la carne, las frituras, elpan, los vegetales y la cocción.

Los hombres y las mujeres residían en la zona subtropicalde Nambour, en Queensland, donde la exposición a los rayosultravioletas del sol es alta, publicaron los autores enInternational Journal of Cancer.

Durante los 11 años de seguimiento, 267 participantesdesarrollaron 664 tumores de células basales. Otros 127 hombresy mujeres desarrollaron 235 tumores totales de célulasescamosas.

Los autores no hallaron una relación significativa entre lacantidad de grasa consumida por día y el riesgo general decélulas basales o de células escamosas, tras considerar variosfactores potencialmente asociados con el cáncer, incluido ellugar de residencia y el nivel de exposición al sol.

Con todo, en las personas que habían tenido un cáncer depiel previo, un alto consumo total de grasa estuvo asociado conun riesgo dos veces mayor de desarrollar un nuevo tumor cutáneode células escamosas.

Ese resultado, señaló el equipo, "respalda las evidenciaspublicadas de que a las personas con un cáncer previo de pielno les hace bien consumir altos niveles de grasa".

FUENTE: International Journal of Cancer, 1 de octubre del2009