Público
Público

El cantante Francisco se excusa en la crisis para no pagar un Maseratti de 80.000 euros

El artista está acusado de estafa por "engañar" al empresario con el que acordó "verbalmente" el pago del deportivo mediante las futuras comisiones que recibiría por la venta de viviendas del constructor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El cantante Francisco, juzgado por la Audiencia Provincial de Alicante de estafa, asegura que no tuvo intención de engañar al empresario inmobiliario Andrés Ballester en la compra hace nueve años de un Maseratti valorado en unos 80.000 euros. Culpa a la crisis en ese sector de impedirle cumplir con el compromiso de abonar el vehículo mediante las futuras comisiones que recibiría por la venta de viviendas del constructor.

'Entre caballeros quedamos en que me quedaba con el coche a cambio de las comisiones por la venta de las viviendas', ha explicado en su declaración ante la sala. Pese a que reconoce que 'no lo necesitaba' se lo quedó porque le gustan los deportivos 'como a todos los hombres'. Tras el juicio, el fiscal ha mantenido la petición de tres años y medio de cárcel, la acusación particular la eleva a cinco y la defensa reclama la libre absolución.

Francisco asegura que tenía una relación comercial 'cordial' con el empresario, e incluso colaboraba con él atrayendo posibles compradores a la promoción de viviendas que éste tenía. Por esa labor habían acordado 'verbalmente' que recibiría una comisión de entre el 5 y el 10% del precio de los pisos vendidos gracias a su mediación.

También reconoció que su afición por los coches deportivos, le hizo firmar 'sin leer' un contrato 'de buena fe' con Ballesteros para quedarse con el Maseratti que tenía a la venta. El deportivo costaba 80.000 euros y lo pagaría 'únicamente' con cargo a las comisiones por la venta de viviendas. Por su parte, el empresario ha negado este extremo y ha asegurado que el documento reconocía la posibilidad de cobrar estas comisiones, pero comprometía al artista a pagar en cualquier caso el coche en un plazo máximo de seis meses. Ante el impago del importe, en un segundo contrato firmado en septiembre de 2006, las dos partes acordaron un nuevo plazo de un año para hacer efectivo el pago, al que se añadieron 8.000 euros en concepto de intereses.

Sin embargo, el cantante tampoco hizo caso a las exigencias del empresario entonces y ahora se excusa diciendo 'carecía de liquidez' para pagar el coche, y 'para resolver todo el problema'. Por eso, en 2007 ofreció que le abonaran el pago de las comisiones del importe del coche, en lugar del precio de la vivienda que había adquirido en la misma promoción del empresario, de la que le descontaron alrededor de 100.000 euros. 'Me dijeron que no querían ladrillo, sino dinero, me obligaron a escriturar y me denunciaron'.

Sin embargo, el fiscal y la acusación particular consideran demostrado que 'no pensó pagar el coche en ningún momento salvo que pudiera devengarse alguna comisión'. En este sentido, han incidido en que, entre la firma de los dos contratos, Francisco vendió el Maseratti junto a otro coche de su propiedad a cambio de un vehículo de alta gama de la marca Bentley valorado en entre 120.000 y 150.000 euros, operación que no comunicó al promotor, quien no supo de la venta hasta el año 2008.

Después, vendió el Maseratti a cambio de un Bentley valorado en 150.000 eurosEl fiscal, que mantiene su petición de una pena de tres años y medio de prisión y el pago de 88.400 euros en concepto de indemnización por estafa, estima probado que Ballester no tenía ninguna deuda con Francisco, y considera que 'después se ha inventado la historia de que quería pagarlo con el devengo de las comisiones'.

De lo contrario, mantiene el ministerio público, 'no habría aceptado que se añadiera un plus en el pago de los intereses recogido en el segundo contrato y habría aludido a las supuestas deudas pendientes a lo largo de los últimos nueve años'. Por todo ello, ha calificado los dos contratos como 'los instrumentos jurídicos criminalizados' que el cantante utilizó para llevar a cabo la estafa.

El abogado de la acusación particular ha coincidido 'plenamente' con la exposición de los hechos del fiscal, y ha subrayado que la 'voluntad de Francisco de engañar es clara y cristalina'. '¿Por qué no devolvió el coche, si no lo necesitaba y no podía pagarlo?', se ha preguntado el letrado.

Por su parte, el abogado del cantante sin embargo ha pedido la libre absolución y ha asegurado que no hay pruebas de que quisiera engañar a Ballester 'para doblegar su voluntad'. Además, ha destacado que la firma 'de buena fe' de los dos contratos revela que no hubo este interés delictivo, porque 'reconocía la deuda y proveía al empresario de un documento para sustentar su reclamación'.