Público
Público

Caramanlis pide disculpas a los griegos mientras se reavivan los disturbios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro griego, Costas Caramanlis, pidió disculpas hoy por los escándalos de corrupción vividos en el país desde que asumió el poder en 2004, al tiempo que estallaban nuevos disturbios en las calles en protesta por la muerte de un adolescente el pasado día 6.

En un discurso ante el grupo parlamentario del partido gubernamental Nueva Democracia, Caramanlis dijo que no se había dado cuenta de la seriedad de esos casos y afirmó que asume completamente la "responsabilidad política".

Mientras, Atenas fue escenario de nuevos disturbios cuando una quincena de radicales atacaron con bombas incendiarias las instalaciones de las fuerzas antidisturbios cerca de la villa universitaria y quemaron dos vehículos, informó la Policía.

Las disculpas del mandatario griego llegaron cuando se suman ya 11 jornadas de protestas contra la brutalidad policial y contra la gestión del Ejecutivo, cuyo desencadenante fue la muerte de un joven de 15 años por los disparos de un agente.

"Todos condenaron la muerte del muchacho pero algunos fueron vándalos enemigos de la paz social y de la democracia", dijo Caramanlis en relación a los violentos disturbios, y agregó que "no se debe de confundir o mezclar la violencia y el vandalismo con las peticiones de los jóvenes".

En ese sentido, prometió hacer reformas en el sistema de enseñanza para solucionar los problema de la juventud, en medio de la ola de protestas de adolescentes que han ocupado cientos de escuelas y facultades para exigir políticas de apoyo a los jóvenes.

"Sé de las presiones que recaen sobre la juventud y por eso nos preparamos para implementar reformas para mejorar la calidad de la enseñanza", dijo el primer ministro.

Tras una jornada de domingo de calma, las calles de Atenas fueron escenario hoy de nuevos disturbios, cuando grupos de violentos atacaron varias comisarías de Policía.

Además del ataque en las instalaciones universitarias, un grupo de radicales lanzaron cócteles molotov contra la comisaría del barrio capitalino de Kesarianñi y ocasionaron daños en el edificio.

Además, grupos de estudiantes cerraron el tráfico en las afueras de los tribunales de Atenas y bloquearon el acceso a varias estaciones de metro.