Público
Público

La 'Catrina' luce revolucionaria en Madrid para celebrar el Día de Muertos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con largas trenzas morenas, rifle en mano y vestida de revolucionaria, la popular calavera conocida en México como la 'Catrina' custodia en Madrid el altar con el que la comunidad mexicana en España recuerda a los padres de su Independencia y Revolución en el Día de Muertos.

Como cada año, la tradicional construcción de altares en memoria de los difuntos, que en México aúna ritos prehispánicos y católicos, se recrea en diferentes lugares de la capital española acompañada de música, bailes y comida típica mexicana.

El que el colectivo mexicano en Madrid ha querido dedicar a los héroes de su país se ha inaugurado hoy en el claustro del Museo de América y ha contado con la presencia del embajador de México en España, Jorge Zermeño.

Luciendo como las mujeres que participaron en los acontecimientos históricos de 1910, conocidas como 'adelitas', la 'Catrina' vigila un colorido monumento coronado con las fotografías del sacerdote Miguel Hidalgo, padre de la Independencia de México, y de Francisco I. Madero, primer presidente del país tras la Revolución.

"Es un recuerdo a aquellos héroes, pero además reúne en términos generales lo que son los altares de muertos en México, una tradición muy arraigada en nuestro país", ha señalado a Efe Zermeño.

Dulces, pan, tortitas, moles bebidas y flores de cempasúchil (flor de muertos en lengua náhuatl con la que los aztecas solían venerar a sus muertos, sobre todo a los caídos en combate o a los sacrificados) adornan el monumento.

"En el altar siempre se pone comida y bebida, porque se cree que los muertos acuden en la noche a comer los platos que más les gustaban cuando estaban vivos", ha explicado a Efe Lituania Marín, vicepresidenta de la comunidad mexicana en la capital española.

El arroz, el chicharrón, los tamales, el chocolate, el tequila, el mezcal y la cerveza no suelen faltar en los altares de los hogares mexicanos que, según Marín, se convierten estos días en "una fiesta".

"La cultura prehispánica nos dejó esa relación directa con la muerte, convivimos con ella, no le tenemos miedo", ha indicado.

La mezcla con la religión católica aportó a los ritos ancestrales, por ejemplo, la utilización de velas y el símbolo de la cruz.

Junto a la habitual imaginería, el altar dedicado a los padres de la Independencia y la Revolución mexicana ofrece al público una selección de fotos antiguas entre las que se puede descubrir, entre otros, el rostro de Emiliano Zapata.

Las imágenes muestran a los hombres vestidos de revolucionarios y a ellas, las 'adelitas', apuntando hacia el frente con los rifles cargados.

La inauguración hoy del altar, en cuya elaboración han colaborado la Embajada y el Instituto mexicano en España, ha estado amenizada por el sonido del mariachi entonando las típicas rancheras.

Bailarinas mexicanas, ataviadas con hermosos vestidos de colores y flores en el pelo, han danzado para amenizar una degustación de platillos y bebidas típicos del país.

Pero el del Museo de América no es el único altar que recuerda estos días a Miguel Hidalgo y Francisco I. Madero en Madrid.

Desde el pasado jueves, el Instituto de México en la capital española acoge también un monumento dedicado a su memoria, así como a la de Doña Josefa Ortíz Rodríguez, conocida como "La Corregidora", y pieza clave para el inicio de la lucha por la Independencia que encabezó Hidalgo.

De igual manera, un grupo de artistas mexicanos y españoles expondrán a partir de mañana sus altares en el centro social la Tabacalera.

Organizada por la Casa de Zacatecas en España, la muestra estará abierta al público durante dos días.