Publicado: 12.02.2014 17:40 |Actualizado: 12.02.2014 17:40

CEOE pide eliminar Patrimonio y bajar IRPF, Sociedades y cotizaciones sociales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La CEOE ha presentado su propuesta para la reforma fiscal que deberá poner en marcha el Gobierno a lo largo de este año, en la que plantea eliminar el Impuesto de Patrimonio, retirar el gravamen complementario en el IRPF introducido en 2011 (establecido para los ejercicios 2012 y 2013, y prorrogado para 2014), bajar el tipo nominal de Sociedades y reducir las cotizaciones sociales que pagan las empresas.

En su propuesta, la patronal asegura que el sistema fiscal actual ha agotado su capacidad de generar más ingresos a través de subidas de impuestos y advierte que de producirse "redundarán en una menor actividad económica e incrementarán las cifras de la economía sumergida". CEOE pide más coordinación entre las políticas tributarias centrales y autonómicas, para "evitar la proliferación de impuestos y tasas de las autonomías".

En una rueda de prensa para presentar esta propuesta, el presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha resaltado la importancia de modernizar el sistema y, sobre todo, reducir la presión fiscal empresarial en España, que es superior a la media europea. Aunque Rosell ha dejado claro que la CEOE no ha puesto sobre la mesa la necesidad de aplicar una nueva amnistía fiscal, sí se ha mostrado partidario de adoptar medidas incentivadoras para abandonar la economía sumergida. En este sentido, ha explicado que algunos países fijan cotizaciones muy bajas o bonificaciones en IRPF para colectivos que forman grandes nichos de fraude, como las empleadas del hogar.

Por impuestos, las mayores peticiones de la patronal se centran en pedir rebajas fiscales para las empresas. A su parecer, las últimas reformas adoptadas han incrementado la presión fiscal sobre las empresas hasta límites "difícilmente asumibles" y han provocado que la presión fiscal empresarial supere la media europea, aunque la presión fiscal total sea menor que en otros países vecinos.

Así, considera "urgente" bajar dos puntos las cotizaciones sociales, cumpliendo los compromisos adoptados, y separar los niveles contributivos y asistencial en la Seguridad Social. Además, reclama una simplificación del régimen de bonificaciones y subvenciones. Por otro lado, reclama bajadas del tipo nominal del Impuesto de Sociedades para acercarlo al efectivo. Además, pide simplificación y clarificación de las deducciones e igualar el tratamiento fiscal para los empresarios personas físicas y jurídicas. De hecho, la presidenta de la Comisión Fiscal de CEOE, Pilar González de Frutos, se ha mostrado partidaria de fijar un único tipo de Sociedades para todas las empresas, sin diferenciar entre grandes, pequeñas y autónomos, como se hace ahora.

En cuanto al IRPF, CEOE pide eliminar el gravamen adicional que puso en marcha el Gobierno al llegar al poder y mantener el sistema dual actual con un tipo de gravamen único para el ahorro. Asimismo, se inclina por actualizar con arreglo al IPC las tarifas, mínimos exentos y variables de cuantía fija. En esta misma línea, reclama reducir el tipo de retención aplicable a las Administraciones de sociedades mercantiles y eliminar el distinto tratamiento fiscal que reciben los empresarios en función de su forma jurídica, igualando la tributación de personas físicas y entidades. De hecho, González de Frutos ha apostado por eliminar el sistema de módulos, aunque Rosell ha considerado que sería necesario analizar sector a sector dentro del conjunto de la reforma e ir dando pasos poco a poco.

En materia de IVA, la organización empresarial cree que no es posible ni oportuno subir los tipos ni desplazar unos productos de uno tipo a otro por tratarse de medidas que producirían una caída mayor de la demanda interna y comprometerían la recuperación. Así, piden centrar los esfuerzo en la lucha contra el fraude en este impuesto y pequeños ajustes como clarificar conceptos tributarios que generan incertidumbre o modernizar y simplificar la aplicación del IVA en las operaciones inmobiliarias.

Además, la patronal reclama la supresión definitiva del Impuesto de Patrimonio y la del Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Aunque también contempla la posibilidad de elevar el mínimo exento y los tipos y eliminar el coeficiente multiplicador en el caso de Sucesiones. Lo importante, según la CEOE, es asegurar que la propiedad del patrimonio empresarial y su transmisión a través de herencia o donación no se gravará con estos tributos.