Público
Público

Cepsa y Sonatrach compran a Iberdrola y Endesa su parte del gasoducto con Argelia

Los compañías españolas socias del proyecto mantienen la mayoría en la Medgaz, la sociedad gestiona el gasoducto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cepsa elevará en un 15,04% su participación en el gasoducto Medgaz, hasta el 35,04%, mientras que Sonatrach lo hará en un 16,96%, hasta el 42,96% (ahora controlan, respectivamente, un 20% y un 26%), tras la decisión de ambas compañías de ejercer su derecho de tanteo y comprar las participaciones puestas en venta por Iberdrola y Endesa en la sociedad que gestiona el gasoducto Medgaz, que une Argelia con la costa de Almería.

En concreto, Cepsa y Sonatrach han adquirido el 12% de Medgaz puesto en venta por Endesa y el 20% puesto en venta por Iberdrola. Las dos eléctricas habían acordado en diciembre vender sus participaciones a la belga Fluxys, momento en el que se activó el derecho de compra preferente ahora ejercido por Cepsa y Sonatrach. Al ejercer el derecho de compra preferente, Cepsa y Sonatrach deberán pagar el mismo importe que iba a desembolsar Fluxys por las participaciones de Endesa e Iberdrola, de 233 millones, préstamos incluidos.

Para Cepsa, el gasoducto entre Argelia y España es una infraestructura 'estratégica', al tiempo que Argelia constituye un país 'clave' para la compañía, que consume gas natural en sus procesos de refino y petroquímicos, así como en sus instalaciones de cogeneración y ciclo combinado.

Tras esta operación, Cepsa y Sonatrach controlarán por separado un 78% de Medgaz , mientras que GDF Suez dispondrá de un 12% y Gas Natural Fenosa, del 10% restante. La parte argelina, vía Sonatrach, tendrá un 42,96%, mientras que la española, a través de Cepsa y Gas Natural Fenosa, un 45,04%. 

El proyecto Medgaz, en el que se han invertido cerca de 1.000 millones de euros, es el principal gasoducto entre España y Argelia, y tiene una capacidad total de 8 bcm (8.000 millones de metros cúbicos) de gas. Cada uno de los accionistas de Medgaz dispone de una capacidad para transportar por el tubo gas en un volumen proporcional a su participación. El consumo anual de España es de unos 35 bcm.